Ir al contenido principal

La ciudad de la noche espantosa

Portada de la primera edición india de
The City of Dreadful Night and Other Places (1891),
de Rudyard Kipling.


Se cumplen hoy 75 años de la muerte de Rudyard Kipling. Parece mucho tiempo, pero no lo es. El tiempo no pasa para los grandes maestros. Sus narraciones siguen siendo tan actuales y maravillosas como lo fueron cuando se publicaron por primera vez. Así que hoy quiero rendirle mi pequeño homenaje trayendo a colación uno de sus libros que, por sus características, más estimo. Se trata de The City of the Dreadful Night and Other Places.
El ejemplar que conseguí hace algunos años es la primera edición india. (Hubo una anterior que, con el título de The City of the Dreadful Night and Other Sketches, intentó sacar el editor A. H. Wheeler sin el consentimiento del autor, que mandó suprimirla). La edición a la que me refiero precede a la edición inglesa y fue publicada por A.H. Wheeler & Co. en Allahabad, en 1891. Constituye el nº XIV de la popular colección Indian Railway Library. El libro, en rústica, costaba una rupia.
En noviembre de 1887 Kipling fue trasladado de la Civil and Military Gazette de Lahore al periódico hermano Pioneer de Allahabad. Allí, entre enero y febrero de 1888 escribió Kipling, aprovechando las noches de insomnio, "The City of Dreadful Night", una fascinante incursión en las esquinas oscuras de Calcuta.
El título del relato está tomado de un poema del escocés James "B. V." Thomson (1834-1882), del que Kipling cita estos versos:
The City was of Night -perchance of Death,
But certainly of Night.

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes20/1/11 10:14

    Me comentó alguien muy cercano y querido que en mercados del sur, este y sureste de Londres: Dalston, Hackney , Greenwich... desde antes de la guerra hasta bien entrados los setenta estos ejemplares de " railway fiction " , tardo victorianos y eduardianos se encontraban a patadas. Los libreros poco menos que los apaleaban como carbón.
    Fuera una exageración o no yo he comprado en Greenwich ediciones populares de Stevenson del XIX a 25 peniques . Hablo de 1990. Allí se ahogan en libros , aquí no hay buena estufa que no los consuma. Veo que empieza el año tan fuerte como siempre Dr.

    ResponderEliminar
  2. Todo acaba valorizándose. Lo que en origen costaba 1 rupia pasó luego a venderse, como dices, a 25 peniques. Hoy en día las cifras de venta en euros tienen tres dígitos.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.