Ir al contenido principal

Diez poetas


Se halla disponible en la red Casas abiertas, una breve muestra de diez poetas estadounidenses de mediados del siglo XX. En concreto los autores seleccionados y traducidos -cada uno de ellos con un poema- son: David Ignatow, Kenneth Fearing, Gwendolyn Brooks, Charles Reznikoff, Theodore Roethke, Kenneth Rexroth, Delmore Schwartz, Frank O'Hara, Elizabeth Bishop y Muriel Rukeyser.
Casas abiertas abre la nueva "Colección Diez" en la revista electrónica Literarias, de la Asociación de Escritores de Asturias, desde cuya página web (http://escritoresdeasturias.es/) puede leerse o descargarse gratuitamente.También se puede acceder a él pinchando aquí.
Y también recomiendo el comentario que hace mi amigo Javier Lasheras en su blog Endivia sana.

Comentarios

  1. ¿Trilby? ¡Fantástico! No lo sabía. Enhorabuena por esas diez casas abiertas a las que seguro entrarán muchos lectores. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En efecto, trilby es un tipo de sombrero, cuyo nombre no puede ser más literario. Proviene de uno de los personajes de la exitosa novela "Trilby" de George du Maurier, abuelo de Daphne du Maurier. que lo llevaba en la adaptación teatral de la misma.
    Esperemos que sí, que entren muchos en las casas abiertas. Incluso se admiten, sin que sirva de precedentes, "okupas".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena antología. Se queda uno con muchas ganas de más. Me ha gustado especialmente el de Gwendolyne Brooks.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Celebro, José Luis, que te haya gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. También desde aquí quiero hacerte llegar mi admirada felicitación, que, como sabes, hago y hacemos extensiva a los amigos de "Literarias". Necesitaba el nombre de ese tipo de sombrero y acabas de dármelo. Prueba firme de que en Óbiter Dicta todo es beneficioso y aprovechable. (F.FONSECA)

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Fernando. Tendremos ocasión de hablar más de todo esto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).