Ir al contenido principal

Calendario

Este año se cumplen 150 años de la publicación del Calendari dels Pagesos. Con este motivo la edición correspondiente a 2011 incluye un suplemento en el que se cuenta la historia de este popular almanaque desde su aparición en 1861 hasta el presente.
Aquel primer número llevaba en la portada la siguiente cuarteta:

Després de resà'l rosari
á la voreta del foch
repasa aquest calendari
que t'instruirás molt.

Desde entonces, ininterrumpidamente, sigue el Calendari del Pagesos "instruyendo" a la población con datos astronómicos, cronológicos, prácticas agrícolas, festividades religiosas, mercados semanales, ferias y fiestas mayores.
En 1940 el Calendari se editó, como de costumbre, en catalán; pero con un aviso, en castellano, que decía:

IMPORTANTE
Debido a la escasez de papel, motivada por las anormales circunstancias, no hemos vacilado en emplear para la confección de este acreditado calendario un papel que había sido ya anteriormente impreso a una cara.
Disculpe el lector este pequeño defecto, que si bien puede desmerecer la presentación del almanque, resulta en realidad en provecho de la Economía Nacional, a la que todos nos debemos.
¡VIVA FRANCO! ¡ARRIBA ESPAÑA! LOS EDITORES

Al año siguiente ya salió en castellano; hasta 1976, en que volvió a usarse el catalán.
Por cierto, el papel usado del que hablaban lo editores eran los cupones de racionamiento del Ayuntamiento de Barcelona.
La "Rueda Perpetua" que preside la cubierta del calendario fue ideada por el maestro Domenico Varni de Narni para predecir los años fértiles y los estériles, y fue dada a conocer en el Principado de Cataluña por fray Miquel Agustí, prior del Temple en Perpiñán, en su Llibre dels secrets de l'agricultura, casa rústica i pastoril (1617). Por si alguien siente curiosidad por saber cómo va a ser el presente año de 2011 diré que cae en la casilla F, de fértil.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).