Ir al contenido principal

Calendario

Este año se cumplen 150 años de la publicación del Calendari dels Pagesos. Con este motivo la edición correspondiente a 2011 incluye un suplemento en el que se cuenta la historia de este popular almanaque desde su aparición en 1861 hasta el presente.
Aquel primer número llevaba en la portada la siguiente cuarteta:

Després de resà'l rosari
á la voreta del foch
repasa aquest calendari
que t'instruirás molt.

Desde entonces, ininterrumpidamente, sigue el Calendari del Pagesos "instruyendo" a la población con datos astronómicos, cronológicos, prácticas agrícolas, festividades religiosas, mercados semanales, ferias y fiestas mayores.
En 1940 el Calendari se editó, como de costumbre, en catalán; pero con un aviso, en castellano, que decía:

IMPORTANTE
Debido a la escasez de papel, motivada por las anormales circunstancias, no hemos vacilado en emplear para la confección de este acreditado calendario un papel que había sido ya anteriormente impreso a una cara.
Disculpe el lector este pequeño defecto, que si bien puede desmerecer la presentación del almanque, resulta en realidad en provecho de la Economía Nacional, a la que todos nos debemos.
¡VIVA FRANCO! ¡ARRIBA ESPAÑA! LOS EDITORES

Al año siguiente ya salió en castellano; hasta 1976, en que volvió a usarse el catalán.
Por cierto, el papel usado del que hablaban lo editores eran los cupones de racionamiento del Ayuntamiento de Barcelona.
La "Rueda Perpetua" que preside la cubierta del calendario fue ideada por el maestro Domenico Varni de Narni para predecir los años fértiles y los estériles, y fue dada a conocer en el Principado de Cataluña por fray Miquel Agustí, prior del Temple en Perpiñán, en su Llibre dels secrets de l'agricultura, casa rústica i pastoril (1617). Por si alguien siente curiosidad por saber cómo va a ser el presente año de 2011 diré que cae en la casilla F, de fértil.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.