Ir al contenido principal

Calendario

Este año se cumplen 150 años de la publicación del Calendari dels Pagesos. Con este motivo la edición correspondiente a 2011 incluye un suplemento en el que se cuenta la historia de este popular almanaque desde su aparición en 1861 hasta el presente.
Aquel primer número llevaba en la portada la siguiente cuarteta:

Després de resà'l rosari
á la voreta del foch
repasa aquest calendari
que t'instruirás molt.

Desde entonces, ininterrumpidamente, sigue el Calendari del Pagesos "instruyendo" a la población con datos astronómicos, cronológicos, prácticas agrícolas, festividades religiosas, mercados semanales, ferias y fiestas mayores.
En 1940 el Calendari se editó, como de costumbre, en catalán; pero con un aviso, en castellano, que decía:

IMPORTANTE
Debido a la escasez de papel, motivada por las anormales circunstancias, no hemos vacilado en emplear para la confección de este acreditado calendario un papel que había sido ya anteriormente impreso a una cara.
Disculpe el lector este pequeño defecto, que si bien puede desmerecer la presentación del almanque, resulta en realidad en provecho de la Economía Nacional, a la que todos nos debemos.
¡VIVA FRANCO! ¡ARRIBA ESPAÑA! LOS EDITORES

Al año siguiente ya salió en castellano; hasta 1976, en que volvió a usarse el catalán.
Por cierto, el papel usado del que hablaban lo editores eran los cupones de racionamiento del Ayuntamiento de Barcelona.
La "Rueda Perpetua" que preside la cubierta del calendario fue ideada por el maestro Domenico Varni de Narni para predecir los años fértiles y los estériles, y fue dada a conocer en el Principado de Cataluña por fray Miquel Agustí, prior del Temple en Perpiñán, en su Llibre dels secrets de l'agricultura, casa rústica i pastoril (1617). Por si alguien siente curiosidad por saber cómo va a ser el presente año de 2011 diré que cae en la casilla F, de fértil.

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…