Ir al contenido principal

El Improbitas

Improbitas buccaperta
(De Fauna secreta, de Joan Fontcuberta y Pere Formiguera, 1989)

Este extraño animal fue descubierto por el Dr. Dixon, del Departamento de Zoología de la Universidad de Arizona, en el desierto de Sonora en 1938. El ejemplar capturado -un macho adulto de 97 cm de longitud y 23 cm de altura- fue enviado al profesor Peter Ameinsenhausen, especialista en fauna insólita, quien lo pudo estudiar detenidamente. Entre sus características más singulares está la de no poder cerrar la boca. En las noches de luna llena emite un sonido intrigante que semeja extraordinariamente la respiración de un gato de angora asmático.
Los indios shoshones consideran al Improbitas buccaperta la encarnación del mal, lo opuesto a Manitú. Por esta razón lo hacen responsable de las erosiones de la corteza de los saguaros, cactus gigantes que vienen a simbolizar el falo del gran Manitú. Esta creencia se basa en la costumbre del improbitas de posarse en dicho cactus con la intención de capturar una de sus más preciadas presas, el Campylorhyncus bruneicapillum, el pájaro del saguaro, que es quien realmente se alimenta de la pulpa del cactus.
La forma de captura es realmente curiosa. El Improbitas permanece absolutamente inmóvil en el cactus, naturalmente con la boca abierta, hasta que llega el Campylorhyncus. Entonces su lengua empieza a segregar una baba dulce y olorosa, que atrae a su presa. El pájaro, no pudiendo resisitir la tentación, se introduce en la boca del improbitas con objeto de picotear su lengua, momento que es aprovechado por el captor para dar un golpe seco con la lengua y aplastar al pajaro contra el paladar. A continuación procede a su deglución.

Comentarios

  1. Sin ánimo corrector. El libro de Fontcuberta y Formiguera sólo se llama "Fauna". Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  2. He utilizado el catálogo de la exposición que Fontcuberta & Formiguera celebraron en el Museu de Zoologia de Barcelona (18 mayo-15 octubre, 1989) y que lleva el título de "Fauna secreta". Si hay otro libro lo desconozco. En cualquier caso, fascinante exposición.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ah, de Joan Fontcuberta... Se me había pasado el nombre. Ya estaba a punto de buscar más información sobre el bicho en google.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es una pena que en google no haya más datos del Prof. Ameinsenhausen y sus descubrimientos zoológicos.
    Un aabrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…