Ir al contenido principal

El Improbitas

Improbitas buccaperta
(De Fauna secreta, de Joan Fontcuberta y Pere Formiguera, 1989)

Este extraño animal fue descubierto por el Dr. Dixon, del Departamento de Zoología de la Universidad de Arizona, en el desierto de Sonora en 1938. El ejemplar capturado -un macho adulto de 97 cm de longitud y 23 cm de altura- fue enviado al profesor Peter Ameinsenhausen, especialista en fauna insólita, quien lo pudo estudiar detenidamente. Entre sus características más singulares está la de no poder cerrar la boca. En las noches de luna llena emite un sonido intrigante que semeja extraordinariamente la respiración de un gato de angora asmático.
Los indios shoshones consideran al Improbitas buccaperta la encarnación del mal, lo opuesto a Manitú. Por esta razón lo hacen responsable de las erosiones de la corteza de los saguaros, cactus gigantes que vienen a simbolizar el falo del gran Manitú. Esta creencia se basa en la costumbre del improbitas de posarse en dicho cactus con la intención de capturar una de sus más preciadas presas, el Campylorhyncus bruneicapillum, el pájaro del saguaro, que es quien realmente se alimenta de la pulpa del cactus.
La forma de captura es realmente curiosa. El Improbitas permanece absolutamente inmóvil en el cactus, naturalmente con la boca abierta, hasta que llega el Campylorhyncus. Entonces su lengua empieza a segregar una baba dulce y olorosa, que atrae a su presa. El pájaro, no pudiendo resisitir la tentación, se introduce en la boca del improbitas con objeto de picotear su lengua, momento que es aprovechado por el captor para dar un golpe seco con la lengua y aplastar al pajaro contra el paladar. A continuación procede a su deglución.

Comentarios

  1. Sin ánimo corrector. El libro de Fontcuberta y Formiguera sólo se llama "Fauna". Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  2. He utilizado el catálogo de la exposición que Fontcuberta & Formiguera celebraron en el Museu de Zoologia de Barcelona (18 mayo-15 octubre, 1989) y que lleva el título de "Fauna secreta". Si hay otro libro lo desconozco. En cualquier caso, fascinante exposición.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ah, de Joan Fontcuberta... Se me había pasado el nombre. Ya estaba a punto de buscar más información sobre el bicho en google.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es una pena que en google no haya más datos del Prof. Ameinsenhausen y sus descubrimientos zoológicos.
    Un aabrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…