Ir al contenido principal

Verdaguer y Almera

Corte geológico por la montaña de Nazaret,
en la libreta de campo de Almera.
E. Aragonès, "Dietari d'un geòleg a Terra Santa
(Jaume Almera, 1886)",

Notícies de Natura, 13, 2007

Jacint Verdaguer publicó L'Atlàntida en 1877, con treinta y dos años. En los primeros cantos del poema épico Verdaguer narra con inusitada energía el hundimiento del mítico continente y la formación geológica de la península Ibérica en un tono cataclismático, con gran estrépito tectónico. Menéndez y Pelayo, que hizo un gran elogio del poema, creía que la geología estaba demasaido presente.
Aquel mismo año de 1877 se publicaba Cosmogonía y Geología, del presbítero Jaume Almera, de la misma edad que Verdaguer, profesor en el Seminario de Barcelona. Años más tarde, en abril de 1886, los dos viajarían juntos a Palestina. De esta peregrinación saldría el Dietari d'un peregrí a Terra Santa (1889), de Verdaguer. Almera también tomó sus apuntes del viaje, pero no llegó a publicarlos.
Las dos eran grandes observadores de la naturaleza; pero mientras las notas de Mossèn Cinto hacen gala de un prosa cultivada, acorde con la sensibilidad del poeta, las del Dr. Almera son de signo más práctico, más cercanas a la libreta de campo de un geólogo. Enric Aragonès, que ha estudiado los manuscritos de Almera, menciona algunas de sus anotaciones geológicas. Así, por ejemplo, en Terebinte Almera identifica las calizas neocomienses; camino de Jericó cree ver el basalto sobre un Trías con yesos de color rojo; observa las terrazas fluviales del valle del Jordán; encuentra en Lebbia margas bituminosas y en Antiliban molasas ferruginosas...
Curiosamente, la amistad entre los dos peregrinos no salió fortalecida después de los dos meses del viaje. Hermanos en la fe, sus personalidades y quehaceres eran muy diferentes. Un año antes del viaje, Verdaguer había sido propuesto como canónigo de la catedral de Barcelona. Al parecer, no se le consideró digno de tal cargo y, en consecuencia, Verdaguer presentó la renuncia. Entonces se cursó el nombramiento de Almera, que sí tomó posesión de la canonjía, previa aceptación del obispo de la diócesis.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).