Ir al contenido principal

Verdaguer y Almera

Corte geológico por la montaña de Nazaret,
en la libreta de campo de Almera.
E. Aragonès, "Dietari d'un geòleg a Terra Santa
(Jaume Almera, 1886)",

Notícies de Natura, 13, 2007

Jacint Verdaguer publicó L'Atlàntida en 1877, con treinta y dos años. En los primeros cantos del poema épico Verdaguer narra con inusitada energía el hundimiento del mítico continente y la formación geológica de la península Ibérica en un tono cataclismático, con gran estrépito tectónico. Menéndez y Pelayo, que hizo un gran elogio del poema, creía que la geología estaba demasaido presente.
Aquel mismo año de 1877 se publicaba Cosmogonía y Geología, del presbítero Jaume Almera, de la misma edad que Verdaguer, profesor en el Seminario de Barcelona. Años más tarde, en abril de 1886, los dos viajarían juntos a Palestina. De esta peregrinación saldría el Dietari d'un peregrí a Terra Santa (1889), de Verdaguer. Almera también tomó sus apuntes del viaje, pero no llegó a publicarlos.
Las dos eran grandes observadores de la naturaleza; pero mientras las notas de Mossèn Cinto hacen gala de un prosa cultivada, acorde con la sensibilidad del poeta, las del Dr. Almera son de signo más práctico, más cercanas a la libreta de campo de un geólogo. Enric Aragonès, que ha estudiado los manuscritos de Almera, menciona algunas de sus anotaciones geológicas. Así, por ejemplo, en Terebinte Almera identifica las calizas neocomienses; camino de Jericó cree ver el basalto sobre un Trías con yesos de color rojo; observa las terrazas fluviales del valle del Jordán; encuentra en Lebbia margas bituminosas y en Antiliban molasas ferruginosas...
Curiosamente, la amistad entre los dos peregrinos no salió fortalecida después de los dos meses del viaje. Hermanos en la fe, sus personalidades y quehaceres eran muy diferentes. Un año antes del viaje, Verdaguer había sido propuesto como canónigo de la catedral de Barcelona. Al parecer, no se le consideró digno de tal cargo y, en consecuencia, Verdaguer presentó la renuncia. Entonces se cursó el nombramiento de Almera, que sí tomó posesión de la canonjía, previa aceptación del obispo de la diócesis.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.