Ir al contenido principal

Sireno

El merman del Museo Booth de Historia Natural de Brighton


En el siglo XIX se vieron en Inglaterra varias sirenas. La pequeña mermaid pescada por el capitán Eade en aguas de Batavia fue una sensación cuando se exhibió en Londres en 1822. Luego vino la sirena de las islas Fiyi, adquirida por el empresario circense Phileas T. Barnum en 1842 para su Museo Americano de especímenes bizarros. El naturalista inglés Francis T. Buckland -de quien ya he hablado en esta cámara de maravillas a propósito del "Innombrable"- examinó nada menos que tres supuestas sirenas en la década de 1850.
A finales del siglo XIX el coleccionista W. H. Willett, Esq., donó al Museo Booth de Historia Natural de Brighton un merman o sireno disecado, artefacto procedente de algún punto del sudeste asiático donde dichas confecciones eran relativamente frecuentes. El merman mide unos 35 centímetros y se le considera macho porque solo tiene dos pezones (al parecer las sirenas suelen tener más de dos).


Comentarios

  1. La naturaleza tiene unas cosas tan curiosas.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, lo de "artefacto" y "confecciones" destruye el encantamiento.

    ResponderEliminar
  3. R´lyeh o el pueblo de Dagón.
    Algún día se hablará del mito humano, entre zambullida , escama fresca y fósil de arpón.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, Ferrer: me traicionó la parte de racionalista.

    ResponderEliminar
  5. Me facinan estos temas. Me gusta pensar que existen, es bueno leer estos artículos de una fuente confiable, aunque aun nadie pueda dar fe de su existencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.