Ir al contenido principal

Sireno

El merman del Museo Booth de Historia Natural de Brighton


En el siglo XIX se vieron en Inglaterra varias sirenas. La pequeña mermaid pescada por el capitán Eade en aguas de Batavia fue una sensación cuando se exhibió en Londres en 1822. Luego vino la sirena de las islas Fiyi, adquirida por el empresario circense Phileas T. Barnum en 1842 para su Museo Americano de especímenes bizarros. El naturalista inglés Francis T. Buckland -de quien ya he hablado en esta cámara de maravillas a propósito del "Innombrable"- examinó nada menos que tres supuestas sirenas en la década de 1850.
A finales del siglo XIX el coleccionista W. H. Willett, Esq., donó al Museo Booth de Historia Natural de Brighton un merman o sireno disecado, artefacto procedente de algún punto del sudeste asiático donde dichas confecciones eran relativamente frecuentes. El merman mide unos 35 centímetros y se le considera macho porque solo tiene dos pezones (al parecer las sirenas suelen tener más de dos).


Comentarios

  1. La naturaleza tiene unas cosas tan curiosas.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, lo de "artefacto" y "confecciones" destruye el encantamiento.

    ResponderEliminar
  3. R´lyeh o el pueblo de Dagón.
    Algún día se hablará del mito humano, entre zambullida , escama fresca y fósil de arpón.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, Ferrer: me traicionó la parte de racionalista.

    ResponderEliminar
  5. Me facinan estos temas. Me gusta pensar que existen, es bueno leer estos artículos de una fuente confiable, aunque aun nadie pueda dar fe de su existencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…