Ir al contenido principal

Sireno

El merman del Museo Booth de Historia Natural de Brighton


En el siglo XIX se vieron en Inglaterra varias sirenas. La pequeña mermaid pescada por el capitán Eade en aguas de Batavia fue una sensación cuando se exhibió en Londres en 1822. Luego vino la sirena de las islas Fiyi, adquirida por el empresario circense Phileas T. Barnum en 1842 para su Museo Americano de especímenes bizarros. El naturalista inglés Francis T. Buckland -de quien ya he hablado en esta cámara de maravillas a propósito del "Innombrable"- examinó nada menos que tres supuestas sirenas en la década de 1850.
A finales del siglo XIX el coleccionista W. H. Willett, Esq., donó al Museo Booth de Historia Natural de Brighton un merman o sireno disecado, artefacto procedente de algún punto del sudeste asiático donde dichas confecciones eran relativamente frecuentes. El merman mide unos 35 centímetros y se le considera macho porque solo tiene dos pezones (al parecer las sirenas suelen tener más de dos).


Comentarios

  1. La naturaleza tiene unas cosas tan curiosas.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, lo de "artefacto" y "confecciones" destruye el encantamiento.

    ResponderEliminar
  3. R´lyeh o el pueblo de Dagón.
    Algún día se hablará del mito humano, entre zambullida , escama fresca y fósil de arpón.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, Ferrer: me traicionó la parte de racionalista.

    ResponderEliminar
  5. Me facinan estos temas. Me gusta pensar que existen, es bueno leer estos artículos de una fuente confiable, aunque aun nadie pueda dar fe de su existencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).