Ir al contenido principal

Matute

Después de más de sesenta años escribiendo, le han dado el premio Cervantes a Ana María Matute. Ya era hora, se puede decir. O también: Más vale tarde que nunca. En cualquier caso, bien dado está.
A partir de La torre vigía (1971) -una rara avis en el espeso panorama literario de la época- la escritora catalana ha ido construyendo un mundo propio, lleno de imaginación y fantasía, con paraísos deshabiotados y muchos bosques donde habitan duendes, hadas y magos.
Ella misma: una maga de las palabras.
Enhorabuena.

Comentarios

  1. Desde hace una semana he visto entrevistas a esta escritora en varios medios, lo que ya me hizo suponer que esta vez tampoco Caballero Bonald sería distinguido con nada. No gustó el único libro que he leído de ella, pero así todo, trataré de hallar alguna/s novela/s de más enjundia. Lo que si es cierto, es que ver hoy en El Mundo a L.Etchebarría, E.Freire y S.Puértolas como defensoras de su literatura, me ha desanimado un poco. Eso sí, acepto sugerencias con algún título. Dicho esto, sin ánimo de crear incomodidad en estas maravillosas columnas. D.A.M.

    ResponderEliminar
  2. En realidad hay dos Matutes. Una es la de la primera época, con novelas de corte realista, en las que a menudo asoma la sombra de la Guerra Civil y sus consecuencias. De esta época yo escogería Los hijos muertos y Primera memoria. La otra Matute es la de los mundos imaginarios de reminiscencias medievales. Ejemplo: Olvidado rey Gudú, tal vez su obra más conocida de esta categoría. Pero tiene que gustarte este tipo de literatura fantástica. No hay que olvidar, tampoco, sus libros de carácter autobiográfico, El río, por ejemplo; o sus cuentos. Hay donde escoger. Pero todo depende, como siempre, de una cuestion de gustos.
    En cuanto a las "defensoras" que mencionas, hay que suponer que prevalecen más razones de coleguismo feminista que no afinidades con su escritura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…