Ir al contenido principal

Matute

Después de más de sesenta años escribiendo, le han dado el premio Cervantes a Ana María Matute. Ya era hora, se puede decir. O también: Más vale tarde que nunca. En cualquier caso, bien dado está.
A partir de La torre vigía (1971) -una rara avis en el espeso panorama literario de la época- la escritora catalana ha ido construyendo un mundo propio, lleno de imaginación y fantasía, con paraísos deshabiotados y muchos bosques donde habitan duendes, hadas y magos.
Ella misma: una maga de las palabras.
Enhorabuena.

Comentarios

  1. Desde hace una semana he visto entrevistas a esta escritora en varios medios, lo que ya me hizo suponer que esta vez tampoco Caballero Bonald sería distinguido con nada. No gustó el único libro que he leído de ella, pero así todo, trataré de hallar alguna/s novela/s de más enjundia. Lo que si es cierto, es que ver hoy en El Mundo a L.Etchebarría, E.Freire y S.Puértolas como defensoras de su literatura, me ha desanimado un poco. Eso sí, acepto sugerencias con algún título. Dicho esto, sin ánimo de crear incomodidad en estas maravillosas columnas. D.A.M.

    ResponderEliminar
  2. En realidad hay dos Matutes. Una es la de la primera época, con novelas de corte realista, en las que a menudo asoma la sombra de la Guerra Civil y sus consecuencias. De esta época yo escogería Los hijos muertos y Primera memoria. La otra Matute es la de los mundos imaginarios de reminiscencias medievales. Ejemplo: Olvidado rey Gudú, tal vez su obra más conocida de esta categoría. Pero tiene que gustarte este tipo de literatura fantástica. No hay que olvidar, tampoco, sus libros de carácter autobiográfico, El río, por ejemplo; o sus cuentos. Hay donde escoger. Pero todo depende, como siempre, de una cuestion de gustos.
    En cuanto a las "defensoras" que mencionas, hay que suponer que prevalecen más razones de coleguismo feminista que no afinidades con su escritura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.