Ir al contenido principal

Madrid, años cuarenta


Mi suegro, Fernando de Torres Sebastián (Porcuna, 1924), se fue a Madrid en 1943 para preparar el ingreso en la Escuela de Caminos, Canales y Puertos (donde luego coincidiría con Juan Benet Goitia). Se instaló en la Pensión Garde, sita en la calle de San Marcos, y allí residió hasta que terminó la carrera. Ahora ha querido rememorar aquellos años estudiantiles con un librito, Recuerdos de la Pensión Garde, 1943-1953, que he tenido el gusto de editar y anotar.
En aquella pensión, actualmente desaparecida, coincidió con los pintores Rafael Zabaleta y Pedro Bueno, y los escritores Carlos Edmundo de Ory -recién fallecido-, Ignacio Aldecoa y Rafael Santos Torroella, entre otros. De ellos, y demás huéspedes habituales y esporádicos, hace el autor breves semblanzas y cuenta, sin pretensiones literarias, anécdotas en las que queda reflejado el mundo de una pensión en el Madrid de la posguerra.

(Nota: El libro, de carácter no venal y corta tirada, va destinado preferentemente a familiares y amigos. Dispongo, sin embargo, de unos pocos ejemplares para quienes estén interesados en él. Para ello basta con solicitarlo por correo electrónico -ordazg@hotmail.com- y se le enviará gratuitamente).

Comentarios

  1. ¿Son ciertos los rumores de internet sobre una posible segunda parte?

    ResponderEliminar
  2. Alo de esto hay. Parece probale que algún día se lance a escribir los recuerdos de su vida profesional...

    ResponderEliminar
  3. Estoy segura de que en el relato de sus días estudiantiles, hay generoso material para iluminar la historia y los personajes que poblaron esa época. Un oportuna iniciativa editorial, felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Cierto: es una crónica personal sobre un pequeño mundo ya desaparecido. La pequeña historia de un tiempo y de un lugar.

    ResponderEliminar
  5. Es un librito muy cuco y divertido. Recuerdos de toda una época. Todo cambia en esta vida.

    ResponderEliminar
  6. Cierto, Airin. Todo cambia y cada vez más deprisa.

    ResponderEliminar
  7. Soy de Porcuna. Me gustaría leer ese libro. Supongo que su ofrecimiento gratuito habrá caducado. Preguntaré en mi pueblo a ver si me lo pueden prestar. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…