Ir al contenido principal

Madrid, años cuarenta


Mi suegro, Fernando de Torres Sebastián (Porcuna, 1924), se fue a Madrid en 1943 para preparar el ingreso en la Escuela de Caminos, Canales y Puertos (donde luego coincidiría con Juan Benet Goitia). Se instaló en la Pensión Garde, sita en la calle de San Marcos, y allí residió hasta que terminó la carrera. Ahora ha querido rememorar aquellos años estudiantiles con un librito, Recuerdos de la Pensión Garde, 1943-1953, que he tenido el gusto de editar y anotar.
En aquella pensión, actualmente desaparecida, coincidió con los pintores Rafael Zabaleta y Pedro Bueno, y los escritores Carlos Edmundo de Ory -recién fallecido-, Ignacio Aldecoa y Rafael Santos Torroella, entre otros. De ellos, y demás huéspedes habituales y esporádicos, hace el autor breves semblanzas y cuenta, sin pretensiones literarias, anécdotas en las que queda reflejado el mundo de una pensión en el Madrid de la posguerra.

(Nota: El libro, de carácter no venal y corta tirada, va destinado preferentemente a familiares y amigos. Dispongo, sin embargo, de unos pocos ejemplares para quienes estén interesados en él. Para ello basta con solicitarlo por correo electrónico -ordazg@hotmail.com- y se le enviará gratuitamente).

Comentarios

  1. ¿Son ciertos los rumores de internet sobre una posible segunda parte?

    ResponderEliminar
  2. Alo de esto hay. Parece probale que algún día se lance a escribir los recuerdos de su vida profesional...

    ResponderEliminar
  3. Estoy segura de que en el relato de sus días estudiantiles, hay generoso material para iluminar la historia y los personajes que poblaron esa época. Un oportuna iniciativa editorial, felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Cierto: es una crónica personal sobre un pequeño mundo ya desaparecido. La pequeña historia de un tiempo y de un lugar.

    ResponderEliminar
  5. Es un librito muy cuco y divertido. Recuerdos de toda una época. Todo cambia en esta vida.

    ResponderEliminar
  6. Cierto, Airin. Todo cambia y cada vez más deprisa.

    ResponderEliminar
  7. Soy de Porcuna. Me gustaría leer ese libro. Supongo que su ofrecimiento gratuito habrá caducado. Preguntaré en mi pueblo a ver si me lo pueden prestar. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.