Ir al contenido principal

Madrid, años cuarenta


Mi suegro, Fernando de Torres Sebastián (Porcuna, 1924), se fue a Madrid en 1943 para preparar el ingreso en la Escuela de Caminos, Canales y Puertos (donde luego coincidiría con Juan Benet Goitia). Se instaló en la Pensión Garde, sita en la calle de San Marcos, y allí residió hasta que terminó la carrera. Ahora ha querido rememorar aquellos años estudiantiles con un librito, Recuerdos de la Pensión Garde, 1943-1953, que he tenido el gusto de editar y anotar.
En aquella pensión, actualmente desaparecida, coincidió con los pintores Rafael Zabaleta y Pedro Bueno, y los escritores Carlos Edmundo de Ory -recién fallecido-, Ignacio Aldecoa y Rafael Santos Torroella, entre otros. De ellos, y demás huéspedes habituales y esporádicos, hace el autor breves semblanzas y cuenta, sin pretensiones literarias, anécdotas en las que queda reflejado el mundo de una pensión en el Madrid de la posguerra.

(Nota: El libro, de carácter no venal y corta tirada, va destinado preferentemente a familiares y amigos. Dispongo, sin embargo, de unos pocos ejemplares para quienes estén interesados en él. Para ello basta con solicitarlo por correo electrónico -ordazg@hotmail.com- y se le enviará gratuitamente).

Comentarios

  1. ¿Son ciertos los rumores de internet sobre una posible segunda parte?

    ResponderEliminar
  2. Alo de esto hay. Parece probale que algún día se lance a escribir los recuerdos de su vida profesional...

    ResponderEliminar
  3. Estoy segura de que en el relato de sus días estudiantiles, hay generoso material para iluminar la historia y los personajes que poblaron esa época. Un oportuna iniciativa editorial, felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Cierto: es una crónica personal sobre un pequeño mundo ya desaparecido. La pequeña historia de un tiempo y de un lugar.

    ResponderEliminar
  5. Es un librito muy cuco y divertido. Recuerdos de toda una época. Todo cambia en esta vida.

    ResponderEliminar
  6. Cierto, Airin. Todo cambia y cada vez más deprisa.

    ResponderEliminar
  7. Soy de Porcuna. Me gustaría leer ese libro. Supongo que su ofrecimiento gratuito habrá caducado. Preguntaré en mi pueblo a ver si me lo pueden prestar. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…