Ir al contenido principal

Isaac Rosenfeld

Isaac Rosenfeld (1918-1956)

Saul Bellow trazó el personaje de Von Humboldt Fleisher en El legado de Humboldt a partir del escritor Delmore Schwartz (de quien por cierto se ha editado recientemente una selección de sus relatos encabezado por el magnífico "Las responsabilidades empiezan en los sueños"), pero no es tan conocido el hecho de que el africano Dahfu, personaje de otra de las novelas de Bellow, Henderson, el rey de la lluvia, está inspirado también en otro escritor, su paisano y amigo Isaac Rosenfeld.
Nacido en Chicago y formado en su Universidad, Rosenfeld fue una figura legendaria en el Greenwich Village bohemio de los años cincuenta. Su excepcional talento y energía creativa hicieron esperar de él grandes logros; pero su muerte prematura en 1956 a la edad de treinta y ocho años, así como una cierta dispersión de intereses, sin descontar problemas de tipo personal, dieron al traste con los inciales vaticinios. Su primera novela Passage from Home (1946) suscitó entusiastas elogios en la exigente y selectiva intelectualidad neoyorquina. De hecho muchos consideraron entonces que la carrera de Rosenfeld podía llegar sobrepasar a la de su colega y amigo Bellow. No fue así; pero mientras vivió Rosenfeld, Bellow siempre lo tuvo como un serio rival literario.
Para Rosenfeld la literatura, los ideales y la política formaban parte de su vida de una manera tan necesaria como el comer. Escribió relatos, algún poema y otra novela que no alcanzó a publicar. Lo mejor del pensamiento de Rosenfeld se halla, sin embargo, en sus artículos. Su libro póstumo An Age of Enormity (1962) recoge una cincuentena de brillantes piezas publicadas en los años cuarenta y cincuenta en revistas como Partisan Review, Commentary o The New Republic. Ensayos tan lúcidos como "The "Meaning of Terror", sobre los campos de concentración nazis, o sus incisivas críticas a autores contemporáneos, dan la medida de su excepcional genio literario. Como dice Steven J. Zipperstein en Rosenfeld's Lives. Fame, Oblivion and the Furies of Writing (2009), Rosenfeld es hoy en día, desgraciadamente, una figura olvidada que pervive sobre todo en la memoria de quienes le conocieron; pero cada vez son menos.

Comentarios

  1. Quizá puedas recomendar la publicación en Navona de algún libro suyo. No sé si los derechos siguen vigentes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez una selección de sus relatos no sería mala idea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. It's very simple to find out any topic on web as compared to textbooks, as I found this paragraph at this site.

    my blog ... best cellulite treatment

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…