Ir al contenido principal

Isaac Rosenfeld

Isaac Rosenfeld (1918-1956)

Saul Bellow trazó el personaje de Von Humboldt Fleisher en El legado de Humboldt a partir del escritor Delmore Schwartz (de quien por cierto se ha editado recientemente una selección de sus relatos encabezado por el magnífico "Las responsabilidades empiezan en los sueños"), pero no es tan conocido el hecho de que el africano Dahfu, personaje de otra de las novelas de Bellow, Henderson, el rey de la lluvia, está inspirado también en otro escritor, su paisano y amigo Isaac Rosenfeld.
Nacido en Chicago y formado en su Universidad, Rosenfeld fue una figura legendaria en el Greenwich Village bohemio de los años cincuenta. Su excepcional talento y energía creativa hicieron esperar de él grandes logros; pero su muerte prematura en 1956 a la edad de treinta y ocho años, así como una cierta dispersión de intereses, sin descontar problemas de tipo personal, dieron al traste con los inciales vaticinios. Su primera novela Passage from Home (1946) suscitó entusiastas elogios en la exigente y selectiva intelectualidad neoyorquina. De hecho muchos consideraron entonces que la carrera de Rosenfeld podía llegar sobrepasar a la de su colega y amigo Bellow. No fue así; pero mientras vivió Rosenfeld, Bellow siempre lo tuvo como un serio rival literario.
Para Rosenfeld la literatura, los ideales y la política formaban parte de su vida de una manera tan necesaria como el comer. Escribió relatos, algún poema y otra novela que no alcanzó a publicar. Lo mejor del pensamiento de Rosenfeld se halla, sin embargo, en sus artículos. Su libro póstumo An Age of Enormity (1962) recoge una cincuentena de brillantes piezas publicadas en los años cuarenta y cincuenta en revistas como Partisan Review, Commentary o The New Republic. Ensayos tan lúcidos como "The "Meaning of Terror", sobre los campos de concentración nazis, o sus incisivas críticas a autores contemporáneos, dan la medida de su excepcional genio literario. Como dice Steven J. Zipperstein en Rosenfeld's Lives. Fame, Oblivion and the Furies of Writing (2009), Rosenfeld es hoy en día, desgraciadamente, una figura olvidada que pervive sobre todo en la memoria de quienes le conocieron; pero cada vez son menos.

Comentarios

  1. Quizá puedas recomendar la publicación en Navona de algún libro suyo. No sé si los derechos siguen vigentes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez una selección de sus relatos no sería mala idea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. It's very simple to find out any topic on web as compared to textbooks, as I found this paragraph at this site.

    my blog ... best cellulite treatment

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.