Ir al contenido principal

En la tierra del panda


El profesor Ferran Sáez Mateu ha publicado un interesantísimo libro titulado Vides improbables (A Contra Vent Editors, 2010) en el que, partiendo de un material recogido a lo largo de años por el historiador aficionado Samuel Carasso Cohen, examina y estudia las vidas enigmáticas de unos cuantos catalanes heterodoxos de los siglos XVI y XVII. Entre estos personajes está Antoni Bech, "falso cronista y mal poeta", nacido en el Rosellón a principios de la década de 1580 y muerto en Barcelona en 1639. Se sabe que fue sacerdote, que pasó temporadas en París, Marsella y Roma, que escribió un largo y tedioso poema titulado Lo Món y que fue procesado por la justicia en varias ocasiones.
Bech -a quien en ocasiones se le ha confundido con el cartógrafo alemán Beck- es conocido sobre todo por el libro de viajes Historia de mis navegaciones alrededor del mundo, escrito originalmente en latín pero del que solo se conserva una traducción al francés publicada en Venecia en 1651. Se trata de la relación de un largo viaje que presumiblemente hizo el autor hasta al Extremo Oriente; de allí, y haciendo escalas por las islas del Pacífico, pasó al Nuevo Mundo para, finalmente, regresar a Europa en un navío portugués. La narración contiene tantas imprecisiones e inverosimilitudes que hacen dudar seriamente de su veracidad. De ser cierto todo lo que dice se trataría, nada más y nada menos, que de la primera vuelta al mundo hecha en solitario.
Como dice Sáez Mateu, es casi seguro que Bech llegó hasta la isla de Formosa, actual Taiwan, pero el resto del viaje es más que dudoso. Bech aporta algunos datos que solo pueden haber sido recogidos in situ. Así, por ejemplo, hace una descripción del oso panda de China, muchos años antes de que misioneros jesuitas franceses diesen a conocer este animal:
"Es como oso pequeño y gordo, o como un perro enfermo(?) con la cara muy inflada y las patas cortas, con unas garras muy afiladas. No tiene cola, como los osos. La piel es muy blanca en determinadas partes y muy negra en otras, y solo come cañas verdes, y unas frutas pequeñas que no había visto nunca (...) Se puede decir que es como un gato muy grande, pero con la nariz como un perro, y a veces emite unos ronquidos profundos, como el de los osos (...) Yo vi uno muerto que habían traído de las montañas. Parecía más un perro sin cola que no un oso. Tenía los ojos redondos y pequeños como un cerdo..."
¿Como un cerdo, un perro, un oso, un gato? ¿En qué quedamos? No es de extrañar que con esta torpe descripción no se le hiciera mucho caso.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…