Ir al contenido principal

En la tierra del panda


El profesor Ferran Sáez Mateu ha publicado un interesantísimo libro titulado Vides improbables (A Contra Vent Editors, 2010) en el que, partiendo de un material recogido a lo largo de años por el historiador aficionado Samuel Carasso Cohen, examina y estudia las vidas enigmáticas de unos cuantos catalanes heterodoxos de los siglos XVI y XVII. Entre estos personajes está Antoni Bech, "falso cronista y mal poeta", nacido en el Rosellón a principios de la década de 1580 y muerto en Barcelona en 1639. Se sabe que fue sacerdote, que pasó temporadas en París, Marsella y Roma, que escribió un largo y tedioso poema titulado Lo Món y que fue procesado por la justicia en varias ocasiones.
Bech -a quien en ocasiones se le ha confundido con el cartógrafo alemán Beck- es conocido sobre todo por el libro de viajes Historia de mis navegaciones alrededor del mundo, escrito originalmente en latín pero del que solo se conserva una traducción al francés publicada en Venecia en 1651. Se trata de la relación de un largo viaje que presumiblemente hizo el autor hasta al Extremo Oriente; de allí, y haciendo escalas por las islas del Pacífico, pasó al Nuevo Mundo para, finalmente, regresar a Europa en un navío portugués. La narración contiene tantas imprecisiones e inverosimilitudes que hacen dudar seriamente de su veracidad. De ser cierto todo lo que dice se trataría, nada más y nada menos, que de la primera vuelta al mundo hecha en solitario.
Como dice Sáez Mateu, es casi seguro que Bech llegó hasta la isla de Formosa, actual Taiwan, pero el resto del viaje es más que dudoso. Bech aporta algunos datos que solo pueden haber sido recogidos in situ. Así, por ejemplo, hace una descripción del oso panda de China, muchos años antes de que misioneros jesuitas franceses diesen a conocer este animal:
"Es como oso pequeño y gordo, o como un perro enfermo(?) con la cara muy inflada y las patas cortas, con unas garras muy afiladas. No tiene cola, como los osos. La piel es muy blanca en determinadas partes y muy negra en otras, y solo come cañas verdes, y unas frutas pequeñas que no había visto nunca (...) Se puede decir que es como un gato muy grande, pero con la nariz como un perro, y a veces emite unos ronquidos profundos, como el de los osos (...) Yo vi uno muerto que habían traído de las montañas. Parecía más un perro sin cola que no un oso. Tenía los ojos redondos y pequeños como un cerdo..."
¿Como un cerdo, un perro, un oso, un gato? ¿En qué quedamos? No es de extrañar que con esta torpe descripción no se le hiciera mucho caso.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…