Ir al contenido principal

En la tierra del panda


El profesor Ferran Sáez Mateu ha publicado un interesantísimo libro titulado Vides improbables (A Contra Vent Editors, 2010) en el que, partiendo de un material recogido a lo largo de años por el historiador aficionado Samuel Carasso Cohen, examina y estudia las vidas enigmáticas de unos cuantos catalanes heterodoxos de los siglos XVI y XVII. Entre estos personajes está Antoni Bech, "falso cronista y mal poeta", nacido en el Rosellón a principios de la década de 1580 y muerto en Barcelona en 1639. Se sabe que fue sacerdote, que pasó temporadas en París, Marsella y Roma, que escribió un largo y tedioso poema titulado Lo Món y que fue procesado por la justicia en varias ocasiones.
Bech -a quien en ocasiones se le ha confundido con el cartógrafo alemán Beck- es conocido sobre todo por el libro de viajes Historia de mis navegaciones alrededor del mundo, escrito originalmente en latín pero del que solo se conserva una traducción al francés publicada en Venecia en 1651. Se trata de la relación de un largo viaje que presumiblemente hizo el autor hasta al Extremo Oriente; de allí, y haciendo escalas por las islas del Pacífico, pasó al Nuevo Mundo para, finalmente, regresar a Europa en un navío portugués. La narración contiene tantas imprecisiones e inverosimilitudes que hacen dudar seriamente de su veracidad. De ser cierto todo lo que dice se trataría, nada más y nada menos, que de la primera vuelta al mundo hecha en solitario.
Como dice Sáez Mateu, es casi seguro que Bech llegó hasta la isla de Formosa, actual Taiwan, pero el resto del viaje es más que dudoso. Bech aporta algunos datos que solo pueden haber sido recogidos in situ. Así, por ejemplo, hace una descripción del oso panda de China, muchos años antes de que misioneros jesuitas franceses diesen a conocer este animal:
"Es como oso pequeño y gordo, o como un perro enfermo(?) con la cara muy inflada y las patas cortas, con unas garras muy afiladas. No tiene cola, como los osos. La piel es muy blanca en determinadas partes y muy negra en otras, y solo come cañas verdes, y unas frutas pequeñas que no había visto nunca (...) Se puede decir que es como un gato muy grande, pero con la nariz como un perro, y a veces emite unos ronquidos profundos, como el de los osos (...) Yo vi uno muerto que habían traído de las montañas. Parecía más un perro sin cola que no un oso. Tenía los ojos redondos y pequeños como un cerdo..."
¿Como un cerdo, un perro, un oso, un gato? ¿En qué quedamos? No es de extrañar que con esta torpe descripción no se le hiciera mucho caso.

Comentarios

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Premio Nadal 1944

El jurado del primer Premio "Eugenio Nadal" (Café Suizo, Barcelona, 6 de enero de 1945). De izquierda a derecha: Juan Ramón Masoliver, Josep Vergés, Rafael Vázquez Zamora, Joan Teixidor e Ignacio Agustí.  En un artículo titulado "Premios literarios, cartas marcadas", publicado recientemente en un diario digital su autor Daniel Rosell analiza el trasfondo de premios tan prestigiosos como el Nadal y el Planeta a lo largo de su ya larga historia. Refiriéndose al primero de ellos, Rosell escribe: "Siempre hay alguien que recuerda que el el primer premio Nadal lo ganó una desconocida Carmen Laforet, que se impuso a González Ruano, a quien se le había garantizado el premio." Y añade: "Es emotivo, incluso tiene elementos épicos la historia de una joven desconocida que se alza con un galardón literario al que aspiraban los nombres -todos masculinos- consagrados de las letras de entonces, pero ¿por qué no poner el acento en González Ruano? (...) En otra