Ir al contenido principal

Alfred Noyes

Alfred Noyes (1880-1958)

Hace poco estuve hojeando los Penguin's Poems by Heart (2009), seleccionados por Laura Barber, y no encontré "The Highwayman" de Alfred Noyes. Lástima, porque este poema era uno de los que los escolares ingleses del siglo pasado se sabían de memoria:

The wind was a torrent of darkness among the gusty trees,
The moon was a ghostly galleon tossed upon cloudy seas,

The road was a ribbon of moonlight over the purple moor,

And the highwayman came riding—
Riding—riding—
The highwayman came riding, up to the old inn-door.


Alfred Noyes fue en su día uno de los poetas ingleses más valorados. Hoy en día su poesía está prácticamente olvidada. Escribió también novelas, ensayos y una interesante autobiografía, Two Worlds for Memory (1953). Sus puntos de vista literarios fueron siempre muy conservadores y defendió contra capa y espada una poesía de corte tradicional frente al "modernismo" de poetas como Eliot y Sitwell.
Me he vuelto a acordar de Noyes con motivo de la publicación de El sueño del celta. Como es sabido, el protagonista de la novela de Vargas Llosa es Roger Casement. No sé si en la novela sale a relucir el nombre de Alfred Noyes, pues todavía no la he leído, pero lo cierto es que éste se vio envuelto en la polémica en torno al irlandés.
En 1916 Noyes trabajaba en el departamento de noticias del Foreign Office. Mientras Casement estaba siendo juzgado por traición (acabaría en la horca) Noyes publicó un artículo en el que decía haber leído los diarios de Casement (los famosos "Black Diaries") y que en ellos asomaban signos de degradación humana (entiéndase la homosexualidad). Noyes fue acusado de haber caído en la trampa de los diarios, ya que los defensores de Casement decían que los Black Diaries habían sido arteramente manipulados por el Foreign Office para desprestigiar la figura del patriota irlandés.
Veinte años más tarde, el poeta W. B. Yeats encontró ocasión de escarnecer a Noyes en su poema "Roger Casement". Noyes no tuvo reparos en escribir a la Irish Press, desdecirse de lo dicho y reconocer públicamente que se equivocó en cuanto a la autenticidad de los diarios de Casement. Entonces Yeats tuvo la gentileza de reescribir su poema y quitar de él los versos alusivos a Noyes.
Sin embargo, los diarios eran auténticos. Pero esto no se se supo de manera fiable hasta el año 2002, en el que se llevó a cabo un riguroso examen pericial de los "Black Diaries" y se verificó que los diarios eran auténticos y no habían sido manipulados.

Comentarios

  1. Podemos presumir que tanto Noyes como Yeats, en el asunto Casament, tuvieron el prurito moral de evitar "hacer sangre" Una elegancia admirable al margen de la autenticidad de los diarios.

    ResponderEliminar
  2. En cualquier caso fue este un asunto engorroso para muchos.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…