Ir al contenido principal

Un vago italiano



En un excelente artículo, publicado en Cuadernos de Estudios del Siglo XVIII (nº 19, 2009), Noelia García Díaz hace una esmerada revisión de las Lettere d'un vago italiano ad un suo amico (1759), del jerónimo Norberto Caimo. El libro del P. Caimo, tradicionalmente considerado como una producción "antiespañola", ha sufrido tergiversaciones por parte de diversos autores desde su publicación hasta el XX. En realidad, Caimo es uno de los primeros viajeros que trata de desmentir los tópicos y falsedades sobre España, sin dejar de informar de la situación de atraso en la que se encontraba el país.
Para Noelia García Díaz esta imagen tradicionalmente negativa del viajero italiano debe revisarse yendo a la edición original y no a la traducción francesa del P. Livoy, que la mutila y deja sin sentido, y que es la única versión que conoció la mayoría de sus comentaristas españoles.
Al Vago Italiano se le han afeado muchas de sus opiniones y se le han atribuído otras que nunca emitió. Así, por ejemplo, se ha escrito que Barcelona le pareció al P. Caimo una "escoria". Pues bien, nada más lejos de la realidad. Como dice la autora del artículo, precisamente es Barcelona la ciudad que, junto con Cádiz, más sedujo al viajero italiano, y en prueba de ello cita un pasaje del Viaje de España (1776-1794), de Antonio Ponz, referido al juicio que le merece al P. Caimo la ciudad condal:
"Elogia su situación, sus calles, el empredrado, sus plazas e iglesias, particularmente la de S. Miguel en el arrabal de la Barceloneta, los jardines siempre verdes dentro y fuera de la ciudad por causa de los laureles y naranjos; la aplicación de los vecinos, la limpieza, los sabrosos y abundantes comestibles. Menciona asimismo la generosidad y buenos modos de los barceloneses, sin haber experimentado la falta de atención que el mundo les atribuye, como él dice".

Comentarios

  1. Este de los viajeros (que nos vuelve de cara a nuestra propia realidad, a lo que somos) es un capítulo todavía por estudiar bien. Creo recordar que de Caimo había una traducción en Isla de Redonda, ¿o me confundo con otro viajero? Y siempre hay que acudir a los tres tomos de Mercadal, que son un tesoro inagotable. Gracias por recoger la mención a los jardines: no siempre están así de "llamativos" en nuestro país. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, amigo FPC, en que la literatura de viajes, al menos algunos viajeros, necesita no solo de revisión sino de estudio. No me consta que Caimo esté traducido, el autor publicado en Isla de Redonda ¿podría ser Baretti?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy buscando por la red el Tomo I de las "Lettere..." y no consigo allarlo. Por aquellas casualidades, sabe usted alguna forma de poderlo encontrar. Muchas gracias por su amabilidad, Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está, encontrado traducido al francés, me sirve. Gracias Voyage d'Espagne, fait en l'annee 1755; avec des notes historiques

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…