Ir al contenido principal

Un vago italiano



En un excelente artículo, publicado en Cuadernos de Estudios del Siglo XVIII (nº 19, 2009), Noelia García Díaz hace una esmerada revisión de las Lettere d'un vago italiano ad un suo amico (1759), del jerónimo Norberto Caimo. El libro del P. Caimo, tradicionalmente considerado como una producción "antiespañola", ha sufrido tergiversaciones por parte de diversos autores desde su publicación hasta el XX. En realidad, Caimo es uno de los primeros viajeros que trata de desmentir los tópicos y falsedades sobre España, sin dejar de informar de la situación de atraso en la que se encontraba el país.
Para Noelia García Díaz esta imagen tradicionalmente negativa del viajero italiano debe revisarse yendo a la edición original y no a la traducción francesa del P. Livoy, que la mutila y deja sin sentido, y que es la única versión que conoció la mayoría de sus comentaristas españoles.
Al Vago Italiano se le han afeado muchas de sus opiniones y se le han atribuído otras que nunca emitió. Así, por ejemplo, se ha escrito que Barcelona le pareció al P. Caimo una "escoria". Pues bien, nada más lejos de la realidad. Como dice la autora del artículo, precisamente es Barcelona la ciudad que, junto con Cádiz, más sedujo al viajero italiano, y en prueba de ello cita un pasaje del Viaje de España (1776-1794), de Antonio Ponz, referido al juicio que le merece al P. Caimo la ciudad condal:
"Elogia su situación, sus calles, el empredrado, sus plazas e iglesias, particularmente la de S. Miguel en el arrabal de la Barceloneta, los jardines siempre verdes dentro y fuera de la ciudad por causa de los laureles y naranjos; la aplicación de los vecinos, la limpieza, los sabrosos y abundantes comestibles. Menciona asimismo la generosidad y buenos modos de los barceloneses, sin haber experimentado la falta de atención que el mundo les atribuye, como él dice".

Comentarios

  1. Este de los viajeros (que nos vuelve de cara a nuestra propia realidad, a lo que somos) es un capítulo todavía por estudiar bien. Creo recordar que de Caimo había una traducción en Isla de Redonda, ¿o me confundo con otro viajero? Y siempre hay que acudir a los tres tomos de Mercadal, que son un tesoro inagotable. Gracias por recoger la mención a los jardines: no siempre están así de "llamativos" en nuestro país. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, amigo FPC, en que la literatura de viajes, al menos algunos viajeros, necesita no solo de revisión sino de estudio. No me consta que Caimo esté traducido, el autor publicado en Isla de Redonda ¿podría ser Baretti?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy buscando por la red el Tomo I de las "Lettere..." y no consigo allarlo. Por aquellas casualidades, sabe usted alguna forma de poderlo encontrar. Muchas gracias por su amabilidad, Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está, encontrado traducido al francés, me sirve. Gracias Voyage d'Espagne, fait en l'annee 1755; avec des notes historiques

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.