Ir al contenido principal

Un vago italiano



En un excelente artículo, publicado en Cuadernos de Estudios del Siglo XVIII (nº 19, 2009), Noelia García Díaz hace una esmerada revisión de las Lettere d'un vago italiano ad un suo amico (1759), del jerónimo Norberto Caimo. El libro del P. Caimo, tradicionalmente considerado como una producción "antiespañola", ha sufrido tergiversaciones por parte de diversos autores desde su publicación hasta el XX. En realidad, Caimo es uno de los primeros viajeros que trata de desmentir los tópicos y falsedades sobre España, sin dejar de informar de la situación de atraso en la que se encontraba el país.
Para Noelia García Díaz esta imagen tradicionalmente negativa del viajero italiano debe revisarse yendo a la edición original y no a la traducción francesa del P. Livoy, que la mutila y deja sin sentido, y que es la única versión que conoció la mayoría de sus comentaristas españoles.
Al Vago Italiano se le han afeado muchas de sus opiniones y se le han atribuído otras que nunca emitió. Así, por ejemplo, se ha escrito que Barcelona le pareció al P. Caimo una "escoria". Pues bien, nada más lejos de la realidad. Como dice la autora del artículo, precisamente es Barcelona la ciudad que, junto con Cádiz, más sedujo al viajero italiano, y en prueba de ello cita un pasaje del Viaje de España (1776-1794), de Antonio Ponz, referido al juicio que le merece al P. Caimo la ciudad condal:
"Elogia su situación, sus calles, el empredrado, sus plazas e iglesias, particularmente la de S. Miguel en el arrabal de la Barceloneta, los jardines siempre verdes dentro y fuera de la ciudad por causa de los laureles y naranjos; la aplicación de los vecinos, la limpieza, los sabrosos y abundantes comestibles. Menciona asimismo la generosidad y buenos modos de los barceloneses, sin haber experimentado la falta de atención que el mundo les atribuye, como él dice".

Comentarios

  1. Este de los viajeros (que nos vuelve de cara a nuestra propia realidad, a lo que somos) es un capítulo todavía por estudiar bien. Creo recordar que de Caimo había una traducción en Isla de Redonda, ¿o me confundo con otro viajero? Y siempre hay que acudir a los tres tomos de Mercadal, que son un tesoro inagotable. Gracias por recoger la mención a los jardines: no siempre están así de "llamativos" en nuestro país. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, amigo FPC, en que la literatura de viajes, al menos algunos viajeros, necesita no solo de revisión sino de estudio. No me consta que Caimo esté traducido, el autor publicado en Isla de Redonda ¿podría ser Baretti?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy buscando por la red el Tomo I de las "Lettere..." y no consigo allarlo. Por aquellas casualidades, sabe usted alguna forma de poderlo encontrar. Muchas gracias por su amabilidad, Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está, encontrado traducido al francés, me sirve. Gracias Voyage d'Espagne, fait en l'annee 1755; avec des notes historiques

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.