Ir al contenido principal

Premio Planeta

Dice Carles Geli hoy en el El País a propósito del fallo del Planeta: "Con la misma sorpresa que generó su debú literario en 1975, La verdad sobre el caso Savolta, Eduardo Mendoza (Barcelona, 1934) logró anoche el 59º Premio Planeta con sus nada despreciables 601.000 euros de dotacion".
Dejando aparte que la fecha de nacimiento del escritor catalán es 1943 y no 1934, ¿se puede hablar realmente de sorpresa?
Tino Pertierra, adelantaba ayer en La Nueva España los nombres del ganador y de la finalista. Pleno.
Dicho esto, me alegro de que haya ganado Mendoza. Mi enhorabuena.

Comentarios

  1. Fascinante todo el blog. Disfruto muchísimo con las curiosidades literarias (o metaliterarias) así que ya puedes imaginar lo que estoy disfrutando con tu blog.

    Y además me alegra que algunos escritores tengáis tanto dominio y práctica en el tema blog. Llegué aquí porque buscaba información sobre Las confesiones de un bibliófago ;)

    Respecto al premio Planeta, creo que tengo una sensación parecida a la tuya. Por un lado me fastidia que sea todo tan artificial. En los últimos años nunca han premiado a un escritor que no tuviese ya detrás de si un nombre bastante conocido, y de los finalistas tres cuartos de lo mismo con escritores quizás no tan mediáticos y con la inclusión esporádica de algún desconocido.

    ¿Leerán previamente los manuscritos de escritores que no tengan ningún renombre? O sencillamente tal como les llegan, abren la plica, y tiran el manuscrito a la basura.

    En cierta manera me molesta que se le llame Premio literario cuando quizás sería mucho más adecuado hablar de Premio honorífico.

    Pero que conste que me alegro que Mendoza se haya embolsado ese dinero, puestos a regalar dinero, sin duda se lo merece más que la mayoría.

    Saludos.
    V.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Vigo, por tu opinión sobre mi blog.
    Respecto al Planeta coincido esencialmente contigo. creo quo importante, este año, es que podremos leer una buena (buena) novela de Mendoza.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).