Ir al contenido principal

Corfú: huellas literarias (IV)

Tumba de Menekrates

"Su bisabuelo Amedeo fue el primer Caffi que se estableciera en la isla jónica (...) Se hizo construir a las afueras de Corfú, cerca de la tumba de Menekrates, un palacete con todo lujo de detalles, servido por diez criados, y con una carroza de seis caballos, con dos lacayos de librea en el pescante, esperándole en la puerta por si le placía irse a ruar con la entretenida de turno. Empezó a gastar el dinero a espuertas, como si lo fabricase, al tiempo que su fama de rastacueros se extendía por toda la isla. Alquitarado gourmet, se trajo de Spalato un cocinero y un repostero que hablaban francés, para que le preparasen las minutas. Llevaba una vida desbaratada y dilapidaba sumas enormes de dinero en banquetes suntuosos, de muchos servicios y con muchos invitados, que acababan inexorablemente en desordenadas y orgiásticas saturnales. Poco a poco fue cuarteando el patrimonio; se aficionó al juego y llegó a perder en una sola noche negocios enteros jugando al monte y a la rolina en las casas de conversación..."

(Jorge Ordaz, Prima donna, o la vida de Angelica Caffi, cantante, 1986)

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…