Ir al contenido principal

Buffon en pantuflas

Lámina del Voyage à Montbard, de Hérault De Séchelles

En octubre de 1785 un joven aristócrata de veinticinco años, Marie-Jean Hérault de Séchelles, visita al conde de Buffon en su retiro borgoñón de Montbard. "J'avais une extrême envie de connaiître M. de Buffon". Así empieza Voyage à Montbard, el relato pormenorizado de dicha visita y retrato fascinante del célebre naturalista visto de cerca. Para entonces Buffon era ya una estaua viviente, pero Hérault de Séchelles nos lo presenta en su casa, en bata y zapatillas, brindándonos una insólita imagen cotidiana del gran hombre. Los pequeños detalles, los matices íntimos surgen a lo largo de sus páginas.
Le recibe primero su hijo, "Buffonet" ("el más pobre capítulo de la Historia Natural, según Rivarol), poco después se le acerca el conde "majestuosamente, abriendo sus brazos". El visitante queda impactado por su "bella figura, noble y reposada". Durante su estancia en Montbard Hérault de Séchelles tiene ocasión de anotar todos y cada uno de los movimientos de su anfitrión. Así, sabemos que Buffon se levanta a las cinco de la mañana, se viste, se peina, dicta sus cartas, arregla sus asuntos. A las seis sube a su gabinete y escribe. A las nueve le llevan el desayuno al gabinete. El desayuno consiste en dos vasos de vino y un pedazo de pan. Trabaja hasta las una o las dos, luego almuerza... Y este hombre, Buffon, que tiene en la mente a la Naturaleza entera y se libra a elevados pensamientos, siente asimismo una irrefrenable propensión al cotilleo y se hace informar por su peluquero de todo cuanto pasa en Montbard. La curiosidad ante todo.

Comentarios

  1. El cotilleo, como los pasteles, es un signo de civilización.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, Francesc, aunque siempre habrá diferencias entre, pongamos, Saint-Simon y María Patiño.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Diferencias abismales. Pero me ha gustado lo de los dos vasos de vino a las 9 de la mañana. Qué vulgar encuentro mi tostada...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La frugalidad del desayuno no fue obstáculo para su ingente producción científica. La neurona la alimentaba con la pasión por el conocimiento. Aunque habría que saber el tamaño del trozo de pan y la capacidad del vaso en el que trasega el vino. Vivió 81 años que no es moco de pavo para la epoca

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que los pequeños detalles de los grandes hombres o mujeres tienen un gran interés. Nos dicen más sobre su carácter que otros rasgos.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?