Ir al contenido principal

Buffon en pantuflas

Lámina del Voyage à Montbard, de Hérault De Séchelles

En octubre de 1785 un joven aristócrata de veinticinco años, Marie-Jean Hérault de Séchelles, visita al conde de Buffon en su retiro borgoñón de Montbard. "J'avais une extrême envie de connaiître M. de Buffon". Así empieza Voyage à Montbard, el relato pormenorizado de dicha visita y retrato fascinante del célebre naturalista visto de cerca. Para entonces Buffon era ya una estaua viviente, pero Hérault de Séchelles nos lo presenta en su casa, en bata y zapatillas, brindándonos una insólita imagen cotidiana del gran hombre. Los pequeños detalles, los matices íntimos surgen a lo largo de sus páginas.
Le recibe primero su hijo, "Buffonet" ("el más pobre capítulo de la Historia Natural, según Rivarol), poco después se le acerca el conde "majestuosamente, abriendo sus brazos". El visitante queda impactado por su "bella figura, noble y reposada". Durante su estancia en Montbard Hérault de Séchelles tiene ocasión de anotar todos y cada uno de los movimientos de su anfitrión. Así, sabemos que Buffon se levanta a las cinco de la mañana, se viste, se peina, dicta sus cartas, arregla sus asuntos. A las seis sube a su gabinete y escribe. A las nueve le llevan el desayuno al gabinete. El desayuno consiste en dos vasos de vino y un pedazo de pan. Trabaja hasta las una o las dos, luego almuerza... Y este hombre, Buffon, que tiene en la mente a la Naturaleza entera y se libra a elevados pensamientos, siente asimismo una irrefrenable propensión al cotilleo y se hace informar por su peluquero de todo cuanto pasa en Montbard. La curiosidad ante todo.

Comentarios

  1. El cotilleo, como los pasteles, es un signo de civilización.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, Francesc, aunque siempre habrá diferencias entre, pongamos, Saint-Simon y María Patiño.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Diferencias abismales. Pero me ha gustado lo de los dos vasos de vino a las 9 de la mañana. Qué vulgar encuentro mi tostada...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La frugalidad del desayuno no fue obstáculo para su ingente producción científica. La neurona la alimentaba con la pasión por el conocimiento. Aunque habría que saber el tamaño del trozo de pan y la capacidad del vaso en el que trasega el vino. Vivió 81 años que no es moco de pavo para la epoca

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que los pequeños detalles de los grandes hombres o mujeres tienen un gran interés. Nos dicen más sobre su carácter que otros rasgos.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…