Ir al contenido principal

Unas palabras de lord Holland

Henry Vassall-Fox, tercer barón de Holland (1773-1840)

El Instituto Feijoo del Siglo XVIII acaba de publicar el Epistolario y Documentos, de José María Blanco White. Este libro constituye de hecho el tercer volumen de la tesis doctoral de André Pons (1990), en el que su autor reunió documentos y cartas, en español e inglés, que consideró esenciales para comprender el papel jugado por Blanco en lo que él llamó "la crisis del mundo hispánico". Tras el fallecimiento de Pons, el volumen ha sido editado por Martin Murphy.
Entre las muchas, inéditas e interesantes cartas de Blanco White y sus corresponsales incluidas en el libro, destacan las de su amigo el tercer barón de Holland, político whig que tanta influencia tuvo en la evolución del pensamiento político de Blanco durante su exilio en Londres.
En una de ellas, escrita a Blanco White el 9 de abril de 1813, hay un comentario acerca de la forma -innecesariamente provocativa, según lord Holland- que los liberales de Cádiz habían impuesto el decreto por el que se suprimía la Inquisición. Escribe lord Holland: "Han aprobado apresuradamente una ley de la que no sabían las consecuencias, y en su afán por demostrar que son patriotas desinteresados, se han mostrado como políticos muy triviales. (...) Donde no hay prudencia ni previsión, no puede haber éxito."
Unas palabras que, creo, podrían aplicarse perfectamente hoy en día a nuestros políticos en no pocas ocasiones.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).