Ir al contenido principal

Unas palabras de lord Holland

Henry Vassall-Fox, tercer barón de Holland (1773-1840)

El Instituto Feijoo del Siglo XVIII acaba de publicar el Epistolario y Documentos, de José María Blanco White. Este libro constituye de hecho el tercer volumen de la tesis doctoral de André Pons (1990), en el que su autor reunió documentos y cartas, en español e inglés, que consideró esenciales para comprender el papel jugado por Blanco en lo que él llamó "la crisis del mundo hispánico". Tras el fallecimiento de Pons, el volumen ha sido editado por Martin Murphy.
Entre las muchas, inéditas e interesantes cartas de Blanco White y sus corresponsales incluidas en el libro, destacan las de su amigo el tercer barón de Holland, político whig que tanta influencia tuvo en la evolución del pensamiento político de Blanco durante su exilio en Londres.
En una de ellas, escrita a Blanco White el 9 de abril de 1813, hay un comentario acerca de la forma -innecesariamente provocativa, según lord Holland- que los liberales de Cádiz habían impuesto el decreto por el que se suprimía la Inquisición. Escribe lord Holland: "Han aprobado apresuradamente una ley de la que no sabían las consecuencias, y en su afán por demostrar que son patriotas desinteresados, se han mostrado como políticos muy triviales. (...) Donde no hay prudencia ni previsión, no puede haber éxito."
Unas palabras que, creo, podrían aplicarse perfectamente hoy en día a nuestros políticos en no pocas ocasiones.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…