Ir al contenido principal

Pla y la geología de la Costa Brava

Diques de lamprófido (camptonita) entre Begur y Fornells, Costa Brava
(Maximino San Miguel de la Cámara, Estudio de las rocas eruptivas de España, 1936)

Josep Pla solía emplear el término "geología" para definir un paisaje desnudo, formado por roca pura y dura, sin presencia de la intervención humana. En su libro Costa Brava. Guía general y verídica (1941), dicho vocablo y derivados aparecen con cierta frecuencia con diferentes matices. Así, al mencionar una cueva se refiere a ella como "de interés meramente geológico"; o cuando apunta que "la costa, como si se hubiera fatigado un poco del continuo do de pecho geológico..."
Sabedor de que gran parte de la Costa Brava es de naturaleza granítica -casi seguro que había consultado la Geografia física de Catalunya (1934) de Marcel Chevalier y el Curs de geología dinámica i estratigráfica aplicada a Catalunya (1926), de Norbert Font i Sagué- , a veces se atreve a entrar en detalles; p. ej. cuando menciona los "granitos grisáceos (ull de serp)" o los "granitos y feldespatos" del cabo de Sant Feliu (lo que demuestra que ha leído sobre el tema, pero que a efectos literarios tanto da rocas como minerales). En Tamariu "las montañas... bajan suavemente y la falda dibuja una ondulación que muere muellemente en las rocas basálticas -rosados de las rocas, espuma blanca- que afloran al agua." En realidad no se trata de basaltos, si no que debe referirse a alguna de las muchas rocas filonianas de color oscuro, de tipo lamprófido, que atraviesan la masa granítica.
Más acertado está Pla en cuanto llega a la península del cabo de Creus y la naturaleza del terreno cambia radicalmente. Antes de llegar a Cadaqués empiezan "las pizarras obscuras (llècols y llicorelles), estas planchas de rocas superpuestas, a veces muy delgadas, de colores plomizos o achocolatados..." Esta es la "geología" que proporciona a esta parte del litoral de la Costa Brava su "sopor mineralógico".

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.