Ir al contenido principal

Pla y la geología de la Costa Brava

Diques de lamprófido (camptonita) entre Begur y Fornells, Costa Brava
(Maximino San Miguel de la Cámara, Estudio de las rocas eruptivas de España, 1936)

Josep Pla solía emplear el término "geología" para definir un paisaje desnudo, formado por roca pura y dura, sin presencia de la intervención humana. En su libro Costa Brava. Guía general y verídica (1941), dicho vocablo y derivados aparecen con cierta frecuencia con diferentes matices. Así, al mencionar una cueva se refiere a ella como "de interés meramente geológico"; o cuando apunta que "la costa, como si se hubiera fatigado un poco del continuo do de pecho geológico..."
Sabedor de que gran parte de la Costa Brava es de naturaleza granítica -casi seguro que había consultado la Geografia física de Catalunya (1934) de Marcel Chevalier y el Curs de geología dinámica i estratigráfica aplicada a Catalunya (1926), de Norbert Font i Sagué- , a veces se atreve a entrar en detalles; p. ej. cuando menciona los "granitos grisáceos (ull de serp)" o los "granitos y feldespatos" del cabo de Sant Feliu (lo que demuestra que ha leído sobre el tema, pero que a efectos literarios tanto da rocas como minerales). En Tamariu "las montañas... bajan suavemente y la falda dibuja una ondulación que muere muellemente en las rocas basálticas -rosados de las rocas, espuma blanca- que afloran al agua." En realidad no se trata de basaltos, si no que debe referirse a alguna de las muchas rocas filonianas de color oscuro, de tipo lamprófido, que atraviesan la masa granítica.
Más acertado está Pla en cuanto llega a la península del cabo de Creus y la naturaleza del terreno cambia radicalmente. Antes de llegar a Cadaqués empiezan "las pizarras obscuras (llècols y llicorelles), estas planchas de rocas superpuestas, a veces muy delgadas, de colores plomizos o achocolatados..." Esta es la "geología" que proporciona a esta parte del litoral de la Costa Brava su "sopor mineralógico".

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…