Ir al contenido principal

Corfú: huellas literarias (III)


Muy cerca de la casa donde residió Edward Lear en Corfú se encuentra la casa (hoy en día museo) donde vivió Diniosios Solomós, el poeta nacional de la Grecia renaciente.
Solomós había nacido en Zante (Zakynthos) en 1798 y se educó en Italia. Siguiendo los pasos de su paisano Ugo Foscolo, empezó a escribir poesías en italiano; pero la lucha por la independencia de la Grecia sometida al dominio turco despertó en él fervores patrióticos. Entonces compuso el famoso Himno a la libertad (1823), poema de ciento cincuenta y ocho estrofas, algunas de las cuales pasaron a formar parte del himno nacional griego.
En 1828 Solomos se trasladó a vivir a Corfú, donde fue recibido como un héroe. Problemas personales y familiares, sin embargo, afectaron seriamente su producción poética. Empezaba un poema pero no lo terminaba. En los años siguientes fue sacando a la luz, con cuentagotas, algunos poemas inconclusos, como Los libres sitiados, Lambros o Porfiras.
Era un hombre solitario, huraño, proclive a la melancolía. Cuando le llegó la muerte en 1857 sus amigos encontraron en su gabinete muchos papeles, pero ninguno completo. Solo fragmentos, esbozos, borradores.

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…