Ir al contenido principal

Corfú: huellas literarias (III)


Muy cerca de la casa donde residió Edward Lear en Corfú se encuentra la casa (hoy en día museo) donde vivió Diniosios Solomós, el poeta nacional de la Grecia renaciente.
Solomós había nacido en Zante (Zakynthos) en 1798 y se educó en Italia. Siguiendo los pasos de su paisano Ugo Foscolo, empezó a escribir poesías en italiano; pero la lucha por la independencia de la Grecia sometida al dominio turco despertó en él fervores patrióticos. Entonces compuso el famoso Himno a la libertad (1823), poema de ciento cincuenta y ocho estrofas, algunas de las cuales pasaron a formar parte del himno nacional griego.
En 1828 Solomos se trasladó a vivir a Corfú, donde fue recibido como un héroe. Problemas personales y familiares, sin embargo, afectaron seriamente su producción poética. Empezaba un poema pero no lo terminaba. En los años siguientes fue sacando a la luz, con cuentagotas, algunos poemas inconclusos, como Los libres sitiados, Lambros o Porfiras.
Era un hombre solitario, huraño, proclive a la melancolía. Cuando le llegó la muerte en 1857 sus amigos encontraron en su gabinete muchos papeles, pero ninguno completo. Solo fragmentos, esbozos, borradores.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…