Ir al contenido principal

Corfú: huellas literarias (II)


Edward Lear estuvo varios inviernos en Corfú. Su clima le iba bien para su delicada salud. En los años de 1862 y 1863 residió en una casa de la calle Arsinou de la capital, con vistas al viejo puerto. Durante sus estancias en la isla Lear se dedicó a pintar, a dibujar y a escribir limericks y versos nonsense. Allí también adquirió como sirviente al joven suliota Giorgios Kakali, que permaneció fielmente a su lado hasta su muerte en San Remo en 1888.
Por las cartas enviadas desde Corfú sabemos de la inclinación de Lear por las islas jónicas y sus gentes, su propensión a cotillear de la colonia inglesa, sus progresos con la lengua griega y su afición a inventar palabras (p. ej. "my life here has gone on very sklombionbiously on the whole" o "the sklimjimfiousness of the situation increases").
Norman Douglas atribuye a Edward Lear un limerick soez que empieza así:

There was an old man in Corfu,
Who fed upon cunt-juice an spew...


Si lo dice Douglas, que era experto en estas cuestiones, será cierto.

Comentarios

  1. Al leer este texto no puedo dejar de recordar la obra de Albert Cohen. Sitúa sus personajes en Corfú.
    Albert Cohen,sionista militante, gran escritor, nos presenta un quinteto de personajes, Los Esforzados, que son auténticos elementos mediterráneos, elocuentes, falaces, apasionados, etc. En fin una delicia de literatura.

    Saludos

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. No sabía de esta novela de Cohen. Una huella literaria más.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…