Ir al contenido principal

Corfú: huellas literarias (I)


En Kalami, un pueblecito de la costa noreste de la isla de Corfú se halla la "casa blanca" en la que residió el escritor inglés Lawrence Durrell en los últimos años de la década de los treinta del siglo pasado. Aquí, en esta bonita casa situada en el extremo sur de la bahía, "como un dado sobre una venerable roca con sus cicatrices del viento y del agua", empezó a escribir Durrell La celda de Próspero (1945); una personal y evocadora memoria de su estancia en Corcira. Actualmente la casa ha sido reconvertida en una taverna con habitaciones de alquiler, una de las cuales conserva todavía el escritorio donde el autor del "Cuarteto de Alejandría" solía escribir.
Algunas fuentes de información confunden esta casa con la villa en la que vivió la familia Durrell al completo y que Gerald Durrell describe en Mi familia y otros animales como "colocada en la cima de una colina entre olivos". (Hay que señalar que, a diferencia de otras islas griegas, las casas de color blanco son minoritarias en Corfú. Los colores dominantes de las casas de los pueblos, tal vez por influencia del dilatado dominio veneciano en la isla, son los amarillos, marrones, rosados, ocres...).
La celda de Próspero alude a la teoría sostenida por uno de los amigos corfiotas de Durrell, el erudito local Theodore Stephanides, por la que Corcira sería la isla donde Shakespeare sitúa la acción de la La tempestad.

Comentarios

  1. He disfrutado mucho con los hermanos Durrell,y el tal Theodore al que alude en su post, aparece en una de las obras de Gerald, creo que en El jardín de los Dioses. La foto testimonia la maravillosa luz de Corfú incompatible con el trasunto de La Tempestad; ahí Shakespeare escribía de oido porque si hubiera estado allí habría escrito una comedia.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta historia parece haber detrás de unas pareces blancas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cuánta historia y cuánta belleza. El Cuarteto de Alejandría es uno de mis clásicos. Sí, Lawrence Durrell fue un experto en sacar belleza de la decadencia de las ciudades y sus gentes.
    Un abrazo y un placer volver a leerte por aquí.

    ResponderEliminar
  4. Lo que más choca es que en Corfú llamen a los libros 'cojonudos'. Qué cosas tienen los idiomas.

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco veo nada claro lo de la ubicación de La tempestad. Más plausible me parece que sea Corfú la isla en la que Ulises recaló y se encontró con Nausicaa (hay varios lugares que pugnan por ser los "verdaderos").
    A todos, gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…