Ir al contenido principal

Corfú: huellas literarias (I)


En Kalami, un pueblecito de la costa noreste de la isla de Corfú se halla la "casa blanca" en la que residió el escritor inglés Lawrence Durrell en los últimos años de la década de los treinta del siglo pasado. Aquí, en esta bonita casa situada en el extremo sur de la bahía, "como un dado sobre una venerable roca con sus cicatrices del viento y del agua", empezó a escribir Durrell La celda de Próspero (1945); una personal y evocadora memoria de su estancia en Corcira. Actualmente la casa ha sido reconvertida en una taverna con habitaciones de alquiler, una de las cuales conserva todavía el escritorio donde el autor del "Cuarteto de Alejandría" solía escribir.
Algunas fuentes de información confunden esta casa con la villa en la que vivió la familia Durrell al completo y que Gerald Durrell describe en Mi familia y otros animales como "colocada en la cima de una colina entre olivos". (Hay que señalar que, a diferencia de otras islas griegas, las casas de color blanco son minoritarias en Corfú. Los colores dominantes de las casas de los pueblos, tal vez por influencia del dilatado dominio veneciano en la isla, son los amarillos, marrones, rosados, ocres...).
La celda de Próspero alude a la teoría sostenida por uno de los amigos corfiotas de Durrell, el erudito local Theodore Stephanides, por la que Corcira sería la isla donde Shakespeare sitúa la acción de la La tempestad.

Comentarios

  1. He disfrutado mucho con los hermanos Durrell,y el tal Theodore al que alude en su post, aparece en una de las obras de Gerald, creo que en El jardín de los Dioses. La foto testimonia la maravillosa luz de Corfú incompatible con el trasunto de La Tempestad; ahí Shakespeare escribía de oido porque si hubiera estado allí habría escrito una comedia.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta historia parece haber detrás de unas pareces blancas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cuánta historia y cuánta belleza. El Cuarteto de Alejandría es uno de mis clásicos. Sí, Lawrence Durrell fue un experto en sacar belleza de la decadencia de las ciudades y sus gentes.
    Un abrazo y un placer volver a leerte por aquí.

    ResponderEliminar
  4. Lo que más choca es que en Corfú llamen a los libros 'cojonudos'. Qué cosas tienen los idiomas.

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco veo nada claro lo de la ubicación de La tempestad. Más plausible me parece que sea Corfú la isla en la que Ulises recaló y se encontró con Nausicaa (hay varios lugares que pugnan por ser los "verdaderos").
    A todos, gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…