Ir al contenido principal

Corfú: huellas literarias (I)


En Kalami, un pueblecito de la costa noreste de la isla de Corfú se halla la "casa blanca" en la que residió el escritor inglés Lawrence Durrell en los últimos años de la década de los treinta del siglo pasado. Aquí, en esta bonita casa situada en el extremo sur de la bahía, "como un dado sobre una venerable roca con sus cicatrices del viento y del agua", empezó a escribir Durrell La celda de Próspero (1945); una personal y evocadora memoria de su estancia en Corcira. Actualmente la casa ha sido reconvertida en una taverna con habitaciones de alquiler, una de las cuales conserva todavía el escritorio donde el autor del "Cuarteto de Alejandría" solía escribir.
Algunas fuentes de información confunden esta casa con la villa en la que vivió la familia Durrell al completo y que Gerald Durrell describe en Mi familia y otros animales como "colocada en la cima de una colina entre olivos". (Hay que señalar que, a diferencia de otras islas griegas, las casas de color blanco son minoritarias en Corfú. Los colores dominantes de las casas de los pueblos, tal vez por influencia del dilatado dominio veneciano en la isla, son los amarillos, marrones, rosados, ocres...).
La celda de Próspero alude a la teoría sostenida por uno de los amigos corfiotas de Durrell, el erudito local Theodore Stephanides, por la que Corcira sería la isla donde Shakespeare sitúa la acción de la La tempestad.

Comentarios

  1. He disfrutado mucho con los hermanos Durrell,y el tal Theodore al que alude en su post, aparece en una de las obras de Gerald, creo que en El jardín de los Dioses. La foto testimonia la maravillosa luz de Corfú incompatible con el trasunto de La Tempestad; ahí Shakespeare escribía de oido porque si hubiera estado allí habría escrito una comedia.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta historia parece haber detrás de unas pareces blancas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cuánta historia y cuánta belleza. El Cuarteto de Alejandría es uno de mis clásicos. Sí, Lawrence Durrell fue un experto en sacar belleza de la decadencia de las ciudades y sus gentes.
    Un abrazo y un placer volver a leerte por aquí.

    ResponderEliminar
  4. Lo que más choca es que en Corfú llamen a los libros 'cojonudos'. Qué cosas tienen los idiomas.

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco veo nada claro lo de la ubicación de La tempestad. Más plausible me parece que sea Corfú la isla en la que Ulises recaló y se encontró con Nausicaa (hay varios lugares que pugnan por ser los "verdaderos").
    A todos, gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.