Ir al contenido principal

Catacumbas del gore

Lámina de Galería fúnebre (1831) correspondiente a "Las catacumbas españolas"

Galería fúnebre de historias trágicas, espectros y sombras ensangrentadas se publicó en 1831 en Madrid, en doce tomos, por la imprenta de D. J. Palacios, calle del Factor. Su autor, Agustín Pérez Zaragoza Godínez reúne en el libro 21 cuentos o relatos, a cual más horrendo y espantable. Luis Alberto de Cuenca la reeditó parcialmente en 1977.
En estas historias los chorros de sangre, las vísceras putrefactas y los miembros amputados se desparraman por todos lados. Uno se sorprende de que, después de leerlas, no acabe con las manos manchadas de sangre.
A modo de ejemplo entresaco algunas pasajes de la"historia trágica" número 7, titulada "Las catacumbas españolas", incluida en el tomo tercero y que se refiere a un supuesto episodio en el marco de la guerra de la Independencia.

..."su caballo, como asustado, a cada paso que daba enterraba en el fango los cráneos, las cabelleras envueltas en barro y en sangre, saltando por troncos desfigurados, privados de su sexo por un acero impúdico; o bien las ruedas de su coche destrozaban las cabezas, haciendo saltar los sesos a los carriles cubiertos de sangre..."
"Verdaderas catacumbas horrorosas, los techos y los suelos están cubiertos de huesos humanos recogidos del campo de batalla de Alba: por todas partes no se ve más que tapias de huesos humanos; y los sesos de los hombres han servido allí de mortero. La luz está en su cráneo vuelto, del cual sale una llama rojiza; y el pie, helado de horror, no marcha sino pisando esqueletos espantosos..."
"Angelina, que fue la primera que recibió el golpe mortal del terrible alfange, cae y nada en su sangre... El golpe que ha recibido en las entrañas, hace rodar a su inocente hijo por aquel suelo cubierto de cráneos y de huesos".

Según expresa el autor en el prólogo, la obra tiene una clara intención didáctica, pues está destinada a la "juventud" y a las "señoritas" para que, entre otras cosas, sirva "de freno, cuando no de remedio, al error y a las consecuencias de la exaltada pasión". Menos mal.

Comentarios

  1. El tal Agustín Pérez, de vivir en la actualidad, andaría por ahí con dos o tres Goyas y algún Óscar como guionista de series de polis y asesinos. Lo del pie helado de horror, me ha dejado estremecida.

    ResponderEliminar
  2. Lupo Ayllán y Lunáticos Adheridos.19/9/10 13:07

    Seguro que andaban frescos los recuerdos de la guerra de la Independencia , y ahí estaba la primera guerra carlista. Pérez hablaba de algo más cercano que fantástico.Basta con ojear los grabados de Goya.

    ResponderEliminar
  3. Algo de goyesco sí tienen las descripciones de esta fúnebre Galería. Exageraba, pero base, la había. En cualquier caso, es un precursor de la "casquería" actual.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy de acuerdo con Amaltea. Hoy habría triunfado en algún género palomitero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Debo aclarar que la primera guerra carlista empieza en 1833, y la serie de libros son de 1831. Referente a esta serie -de la cual guardo dos tomos originales- según leí hace tiempo ninguna de las historias que se narran en la Galería Fúnebre nacieron de la pluma de Agustín Pérez Zaragoza, y todas son adaptaciones de obras más bien desconocidas. Las Catacumbas Españolas tiene dos partes bien diferenciadas. La segunda difícilmente puede decirse que sea un relato coherente, y su trenza de truculencias anecdóticas son un alarde de brutalidad exento de in/genio literario. Y no hay qye olvidar que Europa acaba de pasar un terrible año 1830: la introducción es de una exaltación nacionalista sonrojante. Al leerla da respingos: nos suena como de antes de ayer. David M.V.

    ResponderEliminar
  6. Está visto que no hay nada nuevo bajo el sol...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …

Memorare Manila

Pero la debacle llegó con la batalla de Manila, ya en pleno declive del Imperio del Sol Naciente, ante la presión de las tropas estadounidenses, australianas y de los propios filipinos sobre la capital de Filipinas.
      Luis García así me lo contó:
      -Hacia el día 7 de febrero de 1945, los estadounidenses empezaron a bombardear el sur de Manila. Y fue entonces cuando el general Yamashita ordenó al almirante Ibabuchi, encargado de las fuerzas japonesas en Manila, que evacuara Manila inmediatamente. Pero Ibabuchi hizo todo lo contrario. Abrieron todos los almacenes donde tenían todos los alimentos y las bodegas donde tenían  toda la cerveza. Y se emborracharon. Cuando estaban completamente borrachos, Inbabuchi les dijo: "¡A quemar Manila!".
     Había comenzado la sanguinaria batalla de Manila que se iba a saldar con unos cien mil nuertos en menos de un mes porque los japoneses tenían la orden de no rendirse. También contribuyeron a la destrucción las prisas del ge…