Ir al contenido principal

Una mancha en el verde

Michael H. Mason por los caminos de Asturias
(De Spain Untroubled, 1936)

En 1929 Michael H. Mason decidió viajar por España escogiendo una ruta bastante menos transitada por los viajeros extranjeros que otras: la cornisa cantábrica. Para ello, y valiéndose de la ayuda de una mula llamada Bonita y de un pony llamado Chiquito, se dispuso a recorrer la parte norte de la península, desde Bilbao hasta La Coruña. En 1932 sacó a la luz la crónica de dicho viaje con el título Trivial Adventures in the Spanish Highlands.
Mason entra en Asturias por Sotres. Los Picos de Europa se le ofrecen en toda su esplendor y las palabras de elogio sobre este rincón de la cordillera Cantábrica surgen con prodigalidad. Luego atraviesa poblaciones de montaña como Taranes, Orlé y Campo de Caso, ensalzando sus paisajes y su gentes. Pero cuando entra en la cuenca del Nalón, la cosa cambia, y mucho.
Llegado a Rioseco dice: "Aquí nos encontramos en el extremo superior de un distrito minero (carbón) con todo lo abominable que esto trae consigo". Y a las puertas de Sama de Langreo exclama: "Gracias al progreso del moderno comercio, el aire está aquí lleno de polvo, enfermedad y horribles olores de sórdida humanidad".
Busca una posada para pasar la noche y le pregunta a un "haragán", pero desafortunadamente es tartamudo y no le entiende: "Parece que siempre tengo la suerte de consultar al tartamudo o al tonto del pueblo." Finalmente encuentra un "muy cochambroso chigre, lleno de hombres borrachos y tipos repugnantemente desagradables."
Prosigue el viaje y opta por esquivar Oviedo y regresar al monte, que es donde sin duda se encuentra más cómodo. Tras pasar por Grado, San Martín de Lodón y Tebongo, llega a Pola de Allande y se despide de Asturias entrando en Galicia por Fonsagrada.
A modo de excusa, en el prefacio a la segunda edición de esta obra, titulada Spain Untroubled (1936), Mason se hace eco del reproche de R. B. Cunninghame Graham, el célebre Don Roberto, sobre el tono vertido en el capítulo dedicado a Sama, y reconoce que la única experiencia realmente mala que tuvo en todo el viaje fue a su paso por esta industrializada comarca. Una mancha negra en el verde asturiano.

Comentarios

  1. quien vive en Sama asiente.
    aunque calculo lugares más depresivos: Cuturrasu, Tuilla, Trubia...

    ResponderEliminar
  2. Creo, además, que hay que situarse en la época (años veinte), obviamente muy diferente a la actual.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902).
En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells.
La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de zarzuel…