Ir al contenido principal

Una mancha en el verde

Michael H. Mason por los caminos de Asturias
(De Spain Untroubled, 1936)

En 1929 Michael H. Mason decidió viajar por España escogiendo una ruta bastante menos transitada por los viajeros extranjeros que otras: la cornisa cantábrica. Para ello, y valiéndose de la ayuda de una mula llamada Bonita y de un pony llamado Chiquito, se dispuso a recorrer la parte norte de la península, desde Bilbao hasta La Coruña. En 1932 sacó a la luz la crónica de dicho viaje con el título Trivial Adventures in the Spanish Highlands.
Mason entra en Asturias por Sotres. Los Picos de Europa se le ofrecen en toda su esplendor y las palabras de elogio sobre este rincón de la cordillera Cantábrica surgen con prodigalidad. Luego atraviesa poblaciones de montaña como Taranes, Orlé y Campo de Caso, ensalzando sus paisajes y su gentes. Pero cuando entra en la cuenca del Nalón, la cosa cambia, y mucho.
Llegado a Rioseco dice: "Aquí nos encontramos en el extremo superior de un distrito minero (carbón) con todo lo abominable que esto trae consigo". Y a las puertas de Sama de Langreo exclama: "Gracias al progreso del moderno comercio, el aire está aquí lleno de polvo, enfermedad y horribles olores de sórdida humanidad".
Busca una posada para pasar la noche y le pregunta a un "haragán", pero desafortunadamente es tartamudo y no le entiende: "Parece que siempre tengo la suerte de consultar al tartamudo o al tonto del pueblo." Finalmente encuentra un "muy cochambroso chigre, lleno de hombres borrachos y tipos repugnantemente desagradables."
Prosigue el viaje y opta por esquivar Oviedo y regresar al monte, que es donde sin duda se encuentra más cómodo. Tras pasar por Grado, San Martín de Lodón y Tebongo, llega a Pola de Allande y se despide de Asturias entrando en Galicia por Fonsagrada.
A modo de excusa, en el prefacio a la segunda edición de esta obra, titulada Spain Untroubled (1936), Mason se hace eco del reproche de R. B. Cunninghame Graham, el célebre Don Roberto, sobre el tono vertido en el capítulo dedicado a Sama, y reconoce que la única experiencia realmente mala que tuvo en todo el viaje fue a su paso por esta industrializada comarca. Una mancha negra en el verde asturiano.

Comentarios

  1. quien vive en Sama asiente.
    aunque calculo lugares más depresivos: Cuturrasu, Tuilla, Trubia...

    ResponderEliminar
  2. Creo, además, que hay que situarse en la época (años veinte), obviamente muy diferente a la actual.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…