Ir al contenido principal

Oro


No hay mineral que más gente arrastre en cuanto se descubre un nuevo yacimiento que el oro nativo. En 1848 James W. Marshall descubrió oro en Sutter's Mill, California. Ni imaginarse pudo lo que se avecinaba. En los siguientes años unas 300.000 personas vinieron de todas partes del mundo a esta nueva tierra prometida pensando en hacerse ricas. El escritor Joaquin Miller estuvo en California en esta época y dejó su testimonio en La vida entre los modocs. Mark Twain y Bret Harte también se hicieron eco en algunos de sus cuentos de esta alocada fiebre del oro.
Años después, en 1896, se descubrió oro a lo largo del río Klondike, en el territorio de Yukon, y una riada de gente se dirigió de nuevo hacia Alaska. Jack London fue uno de los que sintieron la llamada del oro, y el ambiente y la naturaleza de aquellos desolados parajes impregna sus primeras novelas. Rex Beach sacó partido de aquella locura en Los expoliadores (1906); y en Dawson City todavía se conserva la cabaña donde vivió Robert W. Service, autor del celebrado poema "El tiroteo de Dan McGrew". Una de las últimas novelas de Jules Verne, El volcán de oro, transcurre durante la carrera del oro del Klondike; y otros dos escritores decimonónicos, Gustave Aimard y Henri Conscience, tienen sendas novelas con el mismo título: Los buscadores de oro.
Más tarde innumerables autores de novelas de aventuras y del oeste encontraron un verdadero filón -nunca mejor dicho- en estos u otros escenarios parecidos. En las novelas de Zane Grey, James Oliver Curwood, Max Brand, Peter B. Kyne, Clem Yore, Frank Gruber o Jackson Gregory es fácil encontrar aventureros, prospectores, empresarios, ingenieros o ladrones envueltos en mil peripecias en torno al codiciado oro. En una de estas novelas, no recuerdo cuál, hay una frase que se me quedó grabada. Un viejo golddigger le dice a un joven recién llegado: "Piénsatelo, muchacho, el oro es el único metal capaz de enriquecerte y arruinarte al mismo tiempo".

Comentarios

  1. Anónimo29/7/10 2:16

    La Bella Otero, convirtiendo la materia en brillo, decía que el único placer comparable a ganar en la ruleta era perder. Y sabía que no tenía que buscar oro para seguir jugando, lo llevaba encima. Una mina, como dicen al otro lado del charco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).