Ir al contenido principal

El sonido de las piedras

Antoni Roca Várez con su litófono

La fonolita es un tipo de traquita que contiene nefelina o leucita. Es el equivalente volcánico de la sienita con feldespatoides. La fonolita tiende a fracturarse en láminas o losas más o menos delgadas y resistentes que presentan una propiedad singular: si se las golpea con un martillo producen un sonido diáfano, como de campana. De aquí que a la fonolita, como su nombre indica, se la llame "piedra sonora". Link y Jung en su Grundiss der Mineralogie und Petrographie (1935) escriben: "Al acercarse a una cantera de fonolita , donde los canteros trabajan con planchas de diferentes tamaños y espesores, podría pensarse que se está escuchando el resonar de varios cencerros".
Es probable que Antoni Roca Várez (1866-1925) conociera esta peculiaridad de las fonolitas, pero en su Menorca natal no las hay. De modo que tuvo que contentarse con extraer sonoridades de otras clases de rocas. Roca Várez, doctor en Filosofía y Letras y profesor de Instituto en Mahón, poseía un oído musical extraordinario y un gran ingenio. Suya es la invención de un litófono, instrumento de percusión hecho con distintas láminas de piedras de diferentes grosores suspendidas de un palo.
El litófono de Roca tenía treinta notas y abarcaba dos octavas y media. En agosto de 1896 Roca organizó en Alaior una audición pública de su litófono, al que asistió numeroso público. Para la ocasión interpretó una serie de "piezas de bravura" expresamente compuestas por él para litófono, así como varias fantasías sobre temas populares de ópera y zarzuela. Roca estuvo virtuoso y la gente salió muy satisfecha del concierto, asombrados de lo mucho que pueden dar de sí unos simples pedruscos.

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes8/7/10 11:39

    El influjo de los talaiots. Me ha recordado a un cuento de Quim Monzó que creo aparece en El perquè de tot plegat. Un individuo se empeña en que las piedras le hablen , hasta aquí cuento. Voy a ver si encuentro al celador. Alguien ha robado el aire acondicionado. Creo que ha sido la eslovaca hippie bipolar. Dice que es una invención del diablo.

    ResponderEliminar
  2. Me hubiese gustado escuchar el concierto del Sr. Roca -adecuadísimo apellido para la ocasión. A lo mejor las piedras de Menorca poseían alguna sonoridad especial que no tenían otras de otros lugares. ¿Usó las mismas piedras que se emplearon para la construcción de los talaiots? No lo sé. En Menorca hay mucho misterio.
    Saludos, Dementes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.