Ir al contenido principal

Descanso

Este blog se toma durante el mes de agosto un descanso.
A todos los que suelen visitarlo les deseo un buen verano.
Hasta septiembre, pues, saludos y muchas gracias.

Comentarios

  1. Envidia me das, que sé dónde vas a pasar tu descanso. Me encantó encontraros. Feliz verano y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jan y José Luis. Ya sabréis algo de dónde he estado por alguna entrada de mi blog en septiembre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lupo Ayllán y Sus Dementes1/9/10 11:38

    Doctor , ya estamos todos los loquitos y heterónimos limpios y relucientes esperando su vuelta. Aquí le dejamos la caja de bombones y El libro olvidado y perdido de Keats , lo que no está materializado y la pobre Mari Carmen viene desde Roma, fue a ver al obispo que dicen que es algo hechicero, sin abrir la boca . Está convencida de que aspiró el aire que contiene el éter del libro. Ya... ¿ Por qué cree que está aquí ? Le diré que lo expire en un bote que se está poniendo azul la pobre. Esperamos que su descanso alla sido grato y esperamos alborozados las nuevas entradas. Reverencias.

    ResponderEliminar
  4. Lupo y su corrector de confianza.1/9/10 11:43

    " Haya sido grato" , decía , que me cambian el teclado ¿ paranoia ? Lo decía Freud : los paranoicos también cometen errores ortográficos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).