Ir al contenido principal

Descanso

Este blog se toma durante el mes de agosto un descanso.
A todos los que suelen visitarlo les deseo un buen verano.
Hasta septiembre, pues, saludos y muchas gracias.

Comentarios

  1. Envidia me das, que sé dónde vas a pasar tu descanso. Me encantó encontraros. Feliz verano y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jan y José Luis. Ya sabréis algo de dónde he estado por alguna entrada de mi blog en septiembre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lupo Ayllán y Sus Dementes1/9/10 11:38

    Doctor , ya estamos todos los loquitos y heterónimos limpios y relucientes esperando su vuelta. Aquí le dejamos la caja de bombones y El libro olvidado y perdido de Keats , lo que no está materializado y la pobre Mari Carmen viene desde Roma, fue a ver al obispo que dicen que es algo hechicero, sin abrir la boca . Está convencida de que aspiró el aire que contiene el éter del libro. Ya... ¿ Por qué cree que está aquí ? Le diré que lo expire en un bote que se está poniendo azul la pobre. Esperamos que su descanso alla sido grato y esperamos alborozados las nuevas entradas. Reverencias.

    ResponderEliminar
  4. Lupo y su corrector de confianza.1/9/10 11:43

    " Haya sido grato" , decía , que me cambian el teclado ¿ paranoia ? Lo decía Freud : los paranoicos también cometen errores ortográficos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…