Ir al contenido principal

Premio

En cuanto me enteré de que para el premio "Príncipe de Asturias" de las Letras se barajaban los nombres de Ana María Matute y Amin Maalouf, supe que a la escritora catalana no le iban dar el premio. Acerté. Se lo han dado a Maalouf. Con ello no quiero decir que no lo merezca. Constato, simplemente, que entra de lleno en la línea seguida por estos premios en los últimos años: la de galardonar a autores extranjeros de renombre y con proyección internacional.
Me imagino que nadie en el jurado dudaba de la calidad literaria de Matute, incluso se dice que estaba muy bien "posicionada" al principio de las deliberaciones; pero al parecer, según leo en La Nueva España, bastó que entre el jurado circulara el rumor de que la barcelonesa era candidata al próximo premio Cervantes, para que su opción se disolviese como un azucarillo. Puede que sea cierto pero no me encaja, ya que si algo caracteriza a los premios "Príncipe de Asturias" es su capacidad de anticipación. Suelen apostar por personas que luego reciben otros galardones importantes, como por ejemplo el Nobel. En este caso adelantarse al Cervantes hubiese sido un puntazo, pero a lo mejor consideraron que tampoco era cosa de pasarse.
No deja de ser curioso lo que se dice en el acta del jurado. A Maalouf se le premia, entre tras cosas, porque "traza una línea propia hacia la tolerancia y la reconciliación, un puente que ahonda en las raíces comunes de los pueblos y las culturas". Son unas bonitas palabras, pero parecen más propias del acta del premio de la Concordia que de las Letras. Claro que si tenemos en cuenta que hace unos años le dieron el premio de la Concordia a la escritora J. K. Rowling, la cosa se entiende mejor.

Comentarios

  1. A mi me gustaría que alguien de dentro del premio me explicara el giro que se tomó en su día hacia autores internacionales, fuera del contexto de nuestra propia lengua. En efecto parece –según se comprueba una vez más-, el hecho de que exista el premio Cervantes invalida para el mismo a todos los autores hispanoamericanos. Y no hay que olvidar tampoco el injustísimo criterio del premio Cervantes, llevándolo alternativamente de una orilla a otra del Atlántico, haciendo soberana a la literatura de nuestro país frente al resto de millones de hispano hablantes. Tampoco se dan cuenta que el hecho de negar la presencia de escritores en español es algo así como afirmar que quienes lo obtuvieron en sus primeros años eran autores menores, que bajo las condiciones actuales nunca se lo hubieran merecido. También es extraña esa querencia por anticipar un Nobel, lo que tampoco garantiza que se premie buena literatura. Aunque no le he leído al premio actual, quiero destacar el gran acierto del año pasado con Kadaré. Recomiendo la vertiente kafkiana de sus escritos, como El Palacio de los Sueños y El Nicho de la Verguenza. Son dos obras maestras. David.M.V.

    ResponderEliminar
  2. Lupo Ayllán y sus Dementes12/6/10 12:56

    Lo que huele mal es la deriva de compensación política. No se me ocurre otra manera de decirlo. Kadaré es un gran autor pero la independencia de Kosovo y el vendaval diplomático posterior soplaron a su favor. Aquí en el frenopático todos sabemos , del director al celador pasando por todos los residentes, que se lo dieron a Paul Auster , ese charlatán tan simpático, porque es el novelista favorito de la muerte de Letizia Nosécuantos, una asturiana muy famosa que ha hecho carrera en Madrid ( tiene un chalé y un marido muy alto y medio guiri )y así no se vale.Parece un reparto de cardenalatos o estancos.

    ResponderEliminar
  3. Lo que parece claro es que los premios P´rincipe de Asturias son cada vez más "políticamente correctos", y que el factor mediático juega una baza importante. Y de eso tampoco se libran otros premios, como el Cervantes, con su "paeridad" entre ambas orillas del Atklántico.

    ResponderEliminar
  4. El factor mediático ya lo es todo en ese premio. Hoy en día sería imposible que se lo dieran a un Pablo García Baena. Se lo dan a Paul Auster o a Woody Allen para premiarse a sí mismos.
    Por lo demás, ya ciñéndome a Kadaré, añado otra recomendación: "El cortejo nupcial helado en la nieve".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. En efecto: Yo te premio, nosotros nos premiamos y todos contentos... Y de vez en cuando, aciertan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …