Ir al contenido principal

Premio

En cuanto me enteré de que para el premio "Príncipe de Asturias" de las Letras se barajaban los nombres de Ana María Matute y Amin Maalouf, supe que a la escritora catalana no le iban dar el premio. Acerté. Se lo han dado a Maalouf. Con ello no quiero decir que no lo merezca. Constato, simplemente, que entra de lleno en la línea seguida por estos premios en los últimos años: la de galardonar a autores extranjeros de renombre y con proyección internacional.
Me imagino que nadie en el jurado dudaba de la calidad literaria de Matute, incluso se dice que estaba muy bien "posicionada" al principio de las deliberaciones; pero al parecer, según leo en La Nueva España, bastó que entre el jurado circulara el rumor de que la barcelonesa era candidata al próximo premio Cervantes, para que su opción se disolviese como un azucarillo. Puede que sea cierto pero no me encaja, ya que si algo caracteriza a los premios "Príncipe de Asturias" es su capacidad de anticipación. Suelen apostar por personas que luego reciben otros galardones importantes, como por ejemplo el Nobel. En este caso adelantarse al Cervantes hubiese sido un puntazo, pero a lo mejor consideraron que tampoco era cosa de pasarse.
No deja de ser curioso lo que se dice en el acta del jurado. A Maalouf se le premia, entre tras cosas, porque "traza una línea propia hacia la tolerancia y la reconciliación, un puente que ahonda en las raíces comunes de los pueblos y las culturas". Son unas bonitas palabras, pero parecen más propias del acta del premio de la Concordia que de las Letras. Claro que si tenemos en cuenta que hace unos años le dieron el premio de la Concordia a la escritora J. K. Rowling, la cosa se entiende mejor.

Comentarios

  1. A mi me gustaría que alguien de dentro del premio me explicara el giro que se tomó en su día hacia autores internacionales, fuera del contexto de nuestra propia lengua. En efecto parece –según se comprueba una vez más-, el hecho de que exista el premio Cervantes invalida para el mismo a todos los autores hispanoamericanos. Y no hay que olvidar tampoco el injustísimo criterio del premio Cervantes, llevándolo alternativamente de una orilla a otra del Atlántico, haciendo soberana a la literatura de nuestro país frente al resto de millones de hispano hablantes. Tampoco se dan cuenta que el hecho de negar la presencia de escritores en español es algo así como afirmar que quienes lo obtuvieron en sus primeros años eran autores menores, que bajo las condiciones actuales nunca se lo hubieran merecido. También es extraña esa querencia por anticipar un Nobel, lo que tampoco garantiza que se premie buena literatura. Aunque no le he leído al premio actual, quiero destacar el gran acierto del año pasado con Kadaré. Recomiendo la vertiente kafkiana de sus escritos, como El Palacio de los Sueños y El Nicho de la Verguenza. Son dos obras maestras. David.M.V.

    ResponderEliminar
  2. Lupo Ayllán y sus Dementes12/6/10 12:56

    Lo que huele mal es la deriva de compensación política. No se me ocurre otra manera de decirlo. Kadaré es un gran autor pero la independencia de Kosovo y el vendaval diplomático posterior soplaron a su favor. Aquí en el frenopático todos sabemos , del director al celador pasando por todos los residentes, que se lo dieron a Paul Auster , ese charlatán tan simpático, porque es el novelista favorito de la muerte de Letizia Nosécuantos, una asturiana muy famosa que ha hecho carrera en Madrid ( tiene un chalé y un marido muy alto y medio guiri )y así no se vale.Parece un reparto de cardenalatos o estancos.

    ResponderEliminar
  3. Lo que parece claro es que los premios P´rincipe de Asturias son cada vez más "políticamente correctos", y que el factor mediático juega una baza importante. Y de eso tampoco se libran otros premios, como el Cervantes, con su "paeridad" entre ambas orillas del Atklántico.

    ResponderEliminar
  4. El factor mediático ya lo es todo en ese premio. Hoy en día sería imposible que se lo dieran a un Pablo García Baena. Se lo dan a Paul Auster o a Woody Allen para premiarse a sí mismos.
    Por lo demás, ya ciñéndome a Kadaré, añado otra recomendación: "El cortejo nupcial helado en la nieve".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. En efecto: Yo te premio, nosotros nos premiamos y todos contentos... Y de vez en cuando, aciertan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…