Ir al contenido principal

Numulosfera (1)

Diversas especies de Nummulites
(The Nummulosphere, Part III, de R. Kirkpatrick, 1916)

Randolph Kirkpatrick (1863-1950) fue un zoólogo del Museo de Historia Natural de Londres, especialista en esponjas, cnidarios y briozoos. Fuera del ámbito de los invertebrados inferiores su nombre es recordado hoy en día por ser el autor de una de las más descabelladas teorías geológicas del siglo XX.
Estando en la isla de Porto Santo (Madeira), Kirkpatrick tuvo la oportunidad de examinar unas rocas volcánicas y, para su asombro, creyó encontrar en ellas trazas de Nummulites, un género de foraminíferos extinto, característico de los terrenos del Terciario.
El caparazón de los numulites tiene forma lenticular, dispone de múltiples celdillas en espiral y su tamaño varía desde el microscópico a varios centímetros de diámetro. Los depósitos de calizas numulíticas son frecuentes en terrenos del eoceno y se formaron por acumulación de ingentes cantidades de restos de estos protozoos. Las calizas numulíticas eocénicas han sido empleadas desde la antiguedad como piedra de construcción, y encontramos ejemplos de ellas en las pirámides de Gizeh (con uno de los ejemplares de mayor tamaño, el Nummulites gizehensis) y en la catedral de Girona (la popular pedra de llenties, piedra de lentejas).
Por una de estas extrañas iluminaciones que de vez en cuando se dan en los científicos, Kirkpatrick quedó totalmente fascinado por estos diminutos fósiles, y empezó a ver numulites no solo en las calizas sino en otros materiales rocosos. Cuantas más rocas observaba más numulites veía. La obsesión fue en aumento, hasta el punto de considerar que todas las rocas estaban hechas de numulites. O sea, que la corteza entera de la Tierra, incluido el fondo de los océanos, era de naturaleza numulítica.

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.