Ir al contenido principal

Numulosfera (1)

Diversas especies de Nummulites
(The Nummulosphere, Part III, de R. Kirkpatrick, 1916)

Randolph Kirkpatrick (1863-1950) fue un zoólogo del Museo de Historia Natural de Londres, especialista en esponjas, cnidarios y briozoos. Fuera del ámbito de los invertebrados inferiores su nombre es recordado hoy en día por ser el autor de una de las más descabelladas teorías geológicas del siglo XX.
Estando en la isla de Porto Santo (Madeira), Kirkpatrick tuvo la oportunidad de examinar unas rocas volcánicas y, para su asombro, creyó encontrar en ellas trazas de Nummulites, un género de foraminíferos extinto, característico de los terrenos del Terciario.
El caparazón de los numulites tiene forma lenticular, dispone de múltiples celdillas en espiral y su tamaño varía desde el microscópico a varios centímetros de diámetro. Los depósitos de calizas numulíticas son frecuentes en terrenos del eoceno y se formaron por acumulación de ingentes cantidades de restos de estos protozoos. Las calizas numulíticas eocénicas han sido empleadas desde la antiguedad como piedra de construcción, y encontramos ejemplos de ellas en las pirámides de Gizeh (con uno de los ejemplares de mayor tamaño, el Nummulites gizehensis) y en la catedral de Girona (la popular pedra de llenties, piedra de lentejas).
Por una de estas extrañas iluminaciones que de vez en cuando se dan en los científicos, Kirkpatrick quedó totalmente fascinado por estos diminutos fósiles, y empezó a ver numulites no solo en las calizas sino en otros materiales rocosos. Cuantas más rocas observaba más numulites veía. La obsesión fue en aumento, hasta el punto de considerar que todas las rocas estaban hechas de numulites. O sea, que la corteza entera de la Tierra, incluido el fondo de los océanos, era de naturaleza numulítica.

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…