Ir al contenido principal

Lectores electrónicos

Leo en El País del pasado lunes un reportaje en el que se vierten las opiniones de cuatro prestigiosos editores sobre el presente y el futuro del libro. A la pregunta de qué piensan del libro electrónico las respuestas denotan una mezcla de escepticismo, desconocimiento, improvisación y rechazo. O sea: un esperemos a ver qué pasa, aunque de momento no tiene por qué pasar nada.
Algunas frases me llaman la atención. Uno de los editores dice: "Me cuesta imaginarme a alguien leyendo a Roth o a Alice Munro en pantalla".
Me gustaría saber qué tienen Munro y Roth, que no tengan otros autores vivos o muertos, para que le resulte tan difícil imaginarse a alguien leyéndolos en un lector electrónico.
Otro editor dice: "El lector solo digital está abocado a un proceso de estupidización imparable".
Y por qué, me pregunto yo. ¿Acaso la lectura del libro en papel ha impedido el nivel de estupidización al que hemos llegado hoy en día?
Hubiese sido interesante, sin embargo, conocer su opinión sobre algunas de las cuestiones que con buen tino plantea un amigo mío:
"En su codicia, el mundo editorial no ha aprendido de los errores de otras industrias culturales. Es absurdo que un libro electrónico salga al mercado con un precio que ronda el 70% del precio en papel cuando los costes (a excepción de la remuneración debida al autor) son casi nulos. No pueden engañar a los libreros asegurándoles que mantendrán la estructura clásica de venta, ni a los autores diciéndoles que si antes se llevaban el 10% del precio final por derechos de autor, ahora su retribución quedará en torno al 20% o 25% del precio neto final." (Palmiro Seis Puntodós, "El lector electrónico", La última canana de Pancho Villa, nº466, 2010).

Comentarios

  1. conde-duque16/6/10 23:56

    La triste realidad es que el panorama editorial español es una vergüenza desde hace años(hablo con conocimiento de causa porque trabajo en esto). Cuatro inútiles ignorantes que sólo quieren apalancarse en el sillón y seguir con sus precios hinchados a toda costa, dando la espalda a la realidad que inevitablemente va a llegar.
    Ojalá el ebook consiga hacer una limpieza general de tanto caradura. Si se hicieran las cosas bien, la "edición" de verdad y los autores podrían salir muy beneficiados. Y los lectores. Pero los intereses de los mediocres no quieren permitirlo.
    Nos puede dar cierta lástima por los libreros de calidad (no son muchos) que también desaparecerán en el trance si no saben adaptarse, pero por toda esa caterva paleta de distribuidores y jerarcas de los grandes grupos no me da ninguna pena.
    No sé hasta cuánto podrán aguantar con declaraciones tan patéticas como las que mencionas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me parece que dentro de unos años nos vamos a reir mucho con las declaraciones de algunos editores, libreros, etc. sobre el libro electrónico.

    ResponderEliminar
  3. NO rotundo al libro electrónico. Con él se perdería la esencia de la lectura. Cada vez que pienso en el libro ese me dean escalofríos...

    ResponderEliminar
  4. Nunca digas nunca jamás, Airin.

    ResponderEliminar
  5. El libro electrónico tiene un futuro fiable y seguro. Hay que pensar que las nuevas generaciones, desde el colegio, pronto ya no conocerán la pizarra de tiza, escribirán cada vez menos en papel, y leerán poco o nada en los plúmbeos libros de texto que cargábamos años ha. Yo veo la apuesta de las descargas de libros patrimonio más bien de las grandes editoriales que de las pequeñas, que seguirán poco más o menos como hasta ahora. De todos modos, sigo esperando el momento para adquirir un ebook "perfecto", es decir, aquel que traiga en la memoria treinta o cuarenta mil títulos (sin derechos de autor, claro), y no los cien o doscientos que traen ahora. Y nadie dude de que antes de cinco o diez años existirá semejante cacharro... David M.V

    ResponderEliminar
  6. Esta semana he leído que alguno de los dispositivos tiene ya capacidad para setenta mil libros, y Amazón ofrece un catálogo de doscientos mil. Se dice que Geoogle lleva ya más de diez millones de libros digitalizados, y que pretende escanear los treinta y dos millones de libros diferentes que dicen que existen. Tampoco sé bien qué entra en la categoría de libro para Geoogle. Por mi parte, estoy deseando tener una biblioteca gigante en el bolsillo. Todo esto es confuso y desde luego, es una revolución apasionante... David M.V.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…