Ir al contenido principal

Lectores electrónicos

Leo en El País del pasado lunes un reportaje en el que se vierten las opiniones de cuatro prestigiosos editores sobre el presente y el futuro del libro. A la pregunta de qué piensan del libro electrónico las respuestas denotan una mezcla de escepticismo, desconocimiento, improvisación y rechazo. O sea: un esperemos a ver qué pasa, aunque de momento no tiene por qué pasar nada.
Algunas frases me llaman la atención. Uno de los editores dice: "Me cuesta imaginarme a alguien leyendo a Roth o a Alice Munro en pantalla".
Me gustaría saber qué tienen Munro y Roth, que no tengan otros autores vivos o muertos, para que le resulte tan difícil imaginarse a alguien leyéndolos en un lector electrónico.
Otro editor dice: "El lector solo digital está abocado a un proceso de estupidización imparable".
Y por qué, me pregunto yo. ¿Acaso la lectura del libro en papel ha impedido el nivel de estupidización al que hemos llegado hoy en día?
Hubiese sido interesante, sin embargo, conocer su opinión sobre algunas de las cuestiones que con buen tino plantea un amigo mío:
"En su codicia, el mundo editorial no ha aprendido de los errores de otras industrias culturales. Es absurdo que un libro electrónico salga al mercado con un precio que ronda el 70% del precio en papel cuando los costes (a excepción de la remuneración debida al autor) son casi nulos. No pueden engañar a los libreros asegurándoles que mantendrán la estructura clásica de venta, ni a los autores diciéndoles que si antes se llevaban el 10% del precio final por derechos de autor, ahora su retribución quedará en torno al 20% o 25% del precio neto final." (Palmiro Seis Puntodós, "El lector electrónico", La última canana de Pancho Villa, nº466, 2010).

Comentarios

  1. conde-duque16/6/10 23:56

    La triste realidad es que el panorama editorial español es una vergüenza desde hace años(hablo con conocimiento de causa porque trabajo en esto). Cuatro inútiles ignorantes que sólo quieren apalancarse en el sillón y seguir con sus precios hinchados a toda costa, dando la espalda a la realidad que inevitablemente va a llegar.
    Ojalá el ebook consiga hacer una limpieza general de tanto caradura. Si se hicieran las cosas bien, la "edición" de verdad y los autores podrían salir muy beneficiados. Y los lectores. Pero los intereses de los mediocres no quieren permitirlo.
    Nos puede dar cierta lástima por los libreros de calidad (no son muchos) que también desaparecerán en el trance si no saben adaptarse, pero por toda esa caterva paleta de distribuidores y jerarcas de los grandes grupos no me da ninguna pena.
    No sé hasta cuánto podrán aguantar con declaraciones tan patéticas como las que mencionas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me parece que dentro de unos años nos vamos a reir mucho con las declaraciones de algunos editores, libreros, etc. sobre el libro electrónico.

    ResponderEliminar
  3. NO rotundo al libro electrónico. Con él se perdería la esencia de la lectura. Cada vez que pienso en el libro ese me dean escalofríos...

    ResponderEliminar
  4. Nunca digas nunca jamás, Airin.

    ResponderEliminar
  5. El libro electrónico tiene un futuro fiable y seguro. Hay que pensar que las nuevas generaciones, desde el colegio, pronto ya no conocerán la pizarra de tiza, escribirán cada vez menos en papel, y leerán poco o nada en los plúmbeos libros de texto que cargábamos años ha. Yo veo la apuesta de las descargas de libros patrimonio más bien de las grandes editoriales que de las pequeñas, que seguirán poco más o menos como hasta ahora. De todos modos, sigo esperando el momento para adquirir un ebook "perfecto", es decir, aquel que traiga en la memoria treinta o cuarenta mil títulos (sin derechos de autor, claro), y no los cien o doscientos que traen ahora. Y nadie dude de que antes de cinco o diez años existirá semejante cacharro... David M.V

    ResponderEliminar
  6. Esta semana he leído que alguno de los dispositivos tiene ya capacidad para setenta mil libros, y Amazón ofrece un catálogo de doscientos mil. Se dice que Geoogle lleva ya más de diez millones de libros digitalizados, y que pretende escanear los treinta y dos millones de libros diferentes que dicen que existen. Tampoco sé bien qué entra en la categoría de libro para Geoogle. Por mi parte, estoy deseando tener una biblioteca gigante en el bolsillo. Todo esto es confuso y desde luego, es una revolución apasionante... David M.V.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.