Ir al contenido principal

Karel Capek

Ejemplar de Andrias scheuchzeri

Johann Jakob Scheuchzer (1672-1733), naturalista suizo, descubrió en Öhningen un esqueleto fósil que él atribuyó, con no poca imaginación, a los restos de un niño muerto a causa del Diluvio universal. Lo bautizó como Homo diluvii testis. Más tarde Georges Cuvier lo examinó y concluyó que era un hombre sino una salamandra gigante. Finalmente, otro naturalista suizo, también llamado Johann Jakob y apellidado Tschudi, le puso el nombre con el que se ha quedado: Andrias scheuchzeri.
En 1936 el escritor checo Karel Capek (1890-1938) se inspiró en este anfibio extinguido para su novela La guerra de las salamandras (o Guerra con las salamandras, según la edición de la Revista de Occidente, 1950). Capek es autor de obras teatrales (en una de ellas, R.U.R. hacen por vez primera su aparición los robots; y otra, El caso Makropoulos, fue convertida en ópera por Leos Janacek), libros de viajes (uno de ellos por España), ensayos, cuentos (son deliciosos los Apócrifos, recientemente editados) y novelas, varias de ciencia ficción, entre las cuales La guerra de las salamandras (1936) es sin duda una de las mejores.
La novela se inicia cuando un marino descubre en una remota isla indonesia unas extrañas criaturas con forma de grandes salamandras, capaces de caminar de pie y de emitir sonidos. Un científico las identifica como Andrias scheuchzeri vivientes. Al principio son empleadas para extraer conchas perlíferas de los fondos de los mares, pero poco a poco se convierten, sometidas a la codicia de los hombres, en mano de obra baratísima para todo tipo de obras submarinas. Sin embargo, las salamandras aprenden a hablar, adquieren estudios, prosperan, ocupan cargos. La novela adquiere entonces un tono satírico a lo Swift y una mayor carga de crítica social. En el momento en que las salamandras sobrepasan con mucho la población de humanos, aquellas se convierten en una amenaza (la sombra del nazismo sobrevuela la novela) y la guerra es inevitable. Como lo fue en la realidad, aunque Capek no viviera para verlo.

Comentarios

  1. No está nada mal. Por cómo las describe Capek en su libro creo que esta sería una buena recreación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.