Ir al contenido principal

Karel Capek

Ejemplar de Andrias scheuchzeri

Johann Jakob Scheuchzer (1672-1733), naturalista suizo, descubrió en Öhningen un esqueleto fósil que él atribuyó, con no poca imaginación, a los restos de un niño muerto a causa del Diluvio universal. Lo bautizó como Homo diluvii testis. Más tarde Georges Cuvier lo examinó y concluyó que era un hombre sino una salamandra gigante. Finalmente, otro naturalista suizo, también llamado Johann Jakob y apellidado Tschudi, le puso el nombre con el que se ha quedado: Andrias scheuchzeri.
En 1936 el escritor checo Karel Capek (1890-1938) se inspiró en este anfibio extinguido para su novela La guerra de las salamandras (o Guerra con las salamandras, según la edición de la Revista de Occidente, 1950). Capek es autor de obras teatrales (en una de ellas, R.U.R. hacen por vez primera su aparición los robots; y otra, El caso Makropoulos, fue convertida en ópera por Leos Janacek), libros de viajes (uno de ellos por España), ensayos, cuentos (son deliciosos los Apócrifos, recientemente editados) y novelas, varias de ciencia ficción, entre las cuales La guerra de las salamandras (1936) es sin duda una de las mejores.
La novela se inicia cuando un marino descubre en una remota isla indonesia unas extrañas criaturas con forma de grandes salamandras, capaces de caminar de pie y de emitir sonidos. Un científico las identifica como Andrias scheuchzeri vivientes. Al principio son empleadas para extraer conchas perlíferas de los fondos de los mares, pero poco a poco se convierten, sometidas a la codicia de los hombres, en mano de obra baratísima para todo tipo de obras submarinas. Sin embargo, las salamandras aprenden a hablar, adquieren estudios, prosperan, ocupan cargos. La novela adquiere entonces un tono satírico a lo Swift y una mayor carga de crítica social. En el momento en que las salamandras sobrepasan con mucho la población de humanos, aquellas se convierten en una amenaza (la sombra del nazismo sobrevuela la novela) y la guerra es inevitable. Como lo fue en la realidad, aunque Capek no viviera para verlo.

Comentarios

  1. No está nada mal. Por cómo las describe Capek en su libro creo que esta sería una buena recreación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…