Ir al contenido principal

El zebro

Hace unas semanas comentaba en este blog la supuesta existencia de cebras en territorio ibérico en tiempos antiguos. Un compañero de la Universidad de Oviedo, el profesor Carlos Nores del Departamento de Organismos y Sistemas, me hace llegar su comentario al respecto. Según Nores, que ha estudiado el tema, no serían cebras africanas, "sino que éstas heredaron el nombre de otro équido que se extinguió en la Penísula Ibérica entre los siglos XVI y XVII. Yo he lanzado hace años la teoría (que va calando) de que se trataba de Equus hydruntinus, un équido que vivió en el Pleistoceno en Europa y que se suponía extinto a inicios del Holoceno, posiblemente en la Edad de Bronce, porque sus caracteríticas anatómicas encajan perfectamente con las descripciones del animal que en portugués, castellano y catalán llamaban cebro o cebra (en catalán lo llamaban atzebre o encebra todavía en el siglo XV) lo que en los textos latinos llamaban onager." Quedaría así explicado el misterio de las cebras, que se debería más a un problema semántico que zoológico.
Para más información puede consultarse en Internet el artículo de Carlos Nores Quesada y Corina Lesau Vonlettow-Vorbeck: "La zoología histórica como complemento de la arqueozoología: el caso del zebro." Archaeofauna, 1, 1992, pp. 61-71.

Comentarios

  1. Además de semántico, para mí, sobre todo, una gran parte de los problemas tienen una etiología de disfunción sintáctica, paradójicamente, siempre.

    Saludos,

    Lauro

    ResponderEliminar
  2. No entiendo mucho lo de "etiología de disfunción sintáctica", pero me imagino que la cosa va de confusión de términos.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…