Ir al contenido principal

Weldon Kees

Weldon Kees (1914-1955)
(En: Vanished Act. The Life and Art of Weldon Kees,
2003, de James Reidel)

Weldon Kees es sin duda uno de los representantes más polifacéticos de la generación del Medio Siglo. Nacido en Beatrice, Nebraska, después de completar sus estudios universitarios trabajó como bibliotecario en Denver, al tiempo que comienza a escribir relatos cortos. Muchos de éstos se ambientan en los años de la Depresión y son historias bastante pesimistas, con personajes que sobrellevan con resignación sus pobres vidas. A partir de su traslado a Nueva York a principios de los años cuarenta, pasa a colaborar en revistas y periódicos y se dedica con preferencia a la poesía, dándose a conocer con el poemario The Last Man (1943). Para Donald Justice, que reunió su poesía completa en 1960, Weldon Kees es "un poeta importante, uno de los tres o cuatro mejores de su generación", y también "uno de los más amargos de la historia".
En 1950 se instala en San Francisco buscando un nuevo impulso a su carrera. Lo conseguirá solo en parte, o en menor medida de lo que él esperaba. Kees fue un artista de talento que tocó muchas teclas, tal vez demasiadas. Escribió poesía, novela, relatos, ensayos, crítica de cine y de arte; fue músico (tocaba el piano), compositor de jazz y bandas sonoras, cineasta (escribió y dirigió varios documentales y películas experimentales), fotógrafo y pintor (expresionista abstracto). Sus recitales, en los que mezclaba música y palabra, pueden considerarse precursores del actual spoken word.
Ell 18 de julio de 1955 el coche de Kees, un Plymouth Savoy del 54, fue encontrado en un aparcamiento del lado norte del puente Golden Gate. La llave de contacto estaba puesta, pero dentro no había nadie, tampoco ninguna nota. Probablemente se suicidó, pero nunca se halló su cadáver. Nadie le ha vuelto a ver desde entonces.

Comentarios

  1. Flipante. No lamento mi ignorancia (no me sonaba ni de nombre) sino que me alegro de la ocasión de descubrirlo. Indagaré. Mientras tanto, ¿qué tal algún poema suyo traducido por ti? ¿Hay algo editado en España?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo también me asombro de la cantidad de nombres que tampoco me sonaban y que vale la pena descubir. No creo que haya nada de él editado en España.
    En mi próxima entrada voy a colgar un poema suyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).