Ir al contenido principal

Weldon Kees

Weldon Kees (1914-1955)
(En: Vanished Act. The Life and Art of Weldon Kees,
2003, de James Reidel)

Weldon Kees es sin duda uno de los representantes más polifacéticos de la generación del Medio Siglo. Nacido en Beatrice, Nebraska, después de completar sus estudios universitarios trabajó como bibliotecario en Denver, al tiempo que comienza a escribir relatos cortos. Muchos de éstos se ambientan en los años de la Depresión y son historias bastante pesimistas, con personajes que sobrellevan con resignación sus pobres vidas. A partir de su traslado a Nueva York a principios de los años cuarenta, pasa a colaborar en revistas y periódicos y se dedica con preferencia a la poesía, dándose a conocer con el poemario The Last Man (1943). Para Donald Justice, que reunió su poesía completa en 1960, Weldon Kees es "un poeta importante, uno de los tres o cuatro mejores de su generación", y también "uno de los más amargos de la historia".
En 1950 se instala en San Francisco buscando un nuevo impulso a su carrera. Lo conseguirá solo en parte, o en menor medida de lo que él esperaba. Kees fue un artista de talento que tocó muchas teclas, tal vez demasiadas. Escribió poesía, novela, relatos, ensayos, crítica de cine y de arte; fue músico (tocaba el piano), compositor de jazz y bandas sonoras, cineasta (escribió y dirigió varios documentales y películas experimentales), fotógrafo y pintor (expresionista abstracto). Sus recitales, en los que mezclaba música y palabra, pueden considerarse precursores del actual spoken word.
Ell 18 de julio de 1955 el coche de Kees, un Plymouth Savoy del 54, fue encontrado en un aparcamiento del lado norte del puente Golden Gate. La llave de contacto estaba puesta, pero dentro no había nadie, tampoco ninguna nota. Probablemente se suicidó, pero nunca se halló su cadáver. Nadie le ha vuelto a ver desde entonces.

Comentarios

  1. Flipante. No lamento mi ignorancia (no me sonaba ni de nombre) sino que me alegro de la ocasión de descubrirlo. Indagaré. Mientras tanto, ¿qué tal algún poema suyo traducido por ti? ¿Hay algo editado en España?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo también me asombro de la cantidad de nombres que tampoco me sonaban y que vale la pena descubir. No creo que haya nada de él editado en España.
    En mi próxima entrada voy a colgar un poema suyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.