Ir al contenido principal

Un poema de Kees

ASPECTOS DE ROBINSON

Robinson jugando a las cartas en el Algonquin; una delgada
Luz azul cae una vez más desde fuera de los estores.
Los hombres grises con abrigos son fantasmas que se precipitan por la puerta.
Los taxis surcan las avenidas con amarillo, naranja y rojo.
Esto es Grand Central, Mr. Robinson.

Robinson en un tejado sobre los Heights; las barcas
Se lamentan como los perdidos. Allá abajo, el agua es pizarra.
A través de sonidos de cubos de hielo en un vaso, un osteópata,
Vestido para los vínculos, describe un visita al viejo Intourist.
-Desde aquí es donde el viejo Gibbons saltó, Robinson.

Robinson caminando por el Parque, admirando al elefante.
Robinson comprando el Tribune, Robinson comprando el Times.
Robinson diciendo: "Hola. Sí. Soy Robinson. ¿El domingo
A las cinco? Me encantaría. Muy bien. ¿Y tú?"
Robinson solo en Longchamps, mirando a la pared.

Robinson asustado, borracho, Robinson sollozando en
La cama con una tal Mrs. Morse. Robinson en casa;
Decisiones: ¿Toynbee o luminol? Donde el sol
Brilla, Robinson en bañador de flores, los ojos hacia las olas que rompen
En la orilla. Donde termina la noche, Robinson en los bares del East Side.

Robinson con una chaqueta de cuadros escoceses, zapatos veteados,
Corbata negra, el cuello oxford de la camisa desabrochado,
El silencioso reloj enjoyado, que se da cuerda a sí mismo,
Maletín, gabán ligero, ropa primaveral, todo ello cubriendo
Su triste y corriente corazón, seco como una hoja en invierno.

("Aspects of Robinson" se halla incluido en The Collected Poems of Weldon Kees, 1960. Traducción de Ana Torres y Jorge Ordaz).

Comentarios

  1. Extraño, desasosegante... Tiene algo obsesivo, terrible. Me ha gustado mucho. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  2. Kees escribió tres o cuatro poemas centrados en el personaje de Robinson , con los que pretendía reflejar la ansiedad del americano medio urbano a principios de los cincuenta. A juzgar por el resultado creo que lo consiguió.

    ResponderEliminar
  3. Es fulgurante. Me gusta su estilo casi expresionista. He encontrado más poemas. Quizá intente traducir alguno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te guste. Ya me contarás si te animas a traducirlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…