Ir al contenido principal

Un poema de Kees

ASPECTOS DE ROBINSON

Robinson jugando a las cartas en el Algonquin; una delgada
Luz azul cae una vez más desde fuera de los estores.
Los hombres grises con abrigos son fantasmas que se precipitan por la puerta.
Los taxis surcan las avenidas con amarillo, naranja y rojo.
Esto es Grand Central, Mr. Robinson.

Robinson en un tejado sobre los Heights; las barcas
Se lamentan como los perdidos. Allá abajo, el agua es pizarra.
A través de sonidos de cubos de hielo en un vaso, un osteópata,
Vestido para los vínculos, describe un visita al viejo Intourist.
-Desde aquí es donde el viejo Gibbons saltó, Robinson.

Robinson caminando por el Parque, admirando al elefante.
Robinson comprando el Tribune, Robinson comprando el Times.
Robinson diciendo: "Hola. Sí. Soy Robinson. ¿El domingo
A las cinco? Me encantaría. Muy bien. ¿Y tú?"
Robinson solo en Longchamps, mirando a la pared.

Robinson asustado, borracho, Robinson sollozando en
La cama con una tal Mrs. Morse. Robinson en casa;
Decisiones: ¿Toynbee o luminol? Donde el sol
Brilla, Robinson en bañador de flores, los ojos hacia las olas que rompen
En la orilla. Donde termina la noche, Robinson en los bares del East Side.

Robinson con una chaqueta de cuadros escoceses, zapatos veteados,
Corbata negra, el cuello oxford de la camisa desabrochado,
El silencioso reloj enjoyado, que se da cuerda a sí mismo,
Maletín, gabán ligero, ropa primaveral, todo ello cubriendo
Su triste y corriente corazón, seco como una hoja en invierno.

("Aspects of Robinson" se halla incluido en The Collected Poems of Weldon Kees, 1960. Traducción de Ana Torres y Jorge Ordaz).

Comentarios

  1. Extraño, desasosegante... Tiene algo obsesivo, terrible. Me ha gustado mucho. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  2. Kees escribió tres o cuatro poemas centrados en el personaje de Robinson , con los que pretendía reflejar la ansiedad del americano medio urbano a principios de los cincuenta. A juzgar por el resultado creo que lo consiguió.

    ResponderEliminar
  3. Es fulgurante. Me gusta su estilo casi expresionista. He encontrado más poemas. Quizá intente traducir alguno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te guste. Ya me contarás si te animas a traducirlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…