Ir al contenido principal

Un poema de Kees

ASPECTOS DE ROBINSON

Robinson jugando a las cartas en el Algonquin; una delgada
Luz azul cae una vez más desde fuera de los estores.
Los hombres grises con abrigos son fantasmas que se precipitan por la puerta.
Los taxis surcan las avenidas con amarillo, naranja y rojo.
Esto es Grand Central, Mr. Robinson.

Robinson en un tejado sobre los Heights; las barcas
Se lamentan como los perdidos. Allá abajo, el agua es pizarra.
A través de sonidos de cubos de hielo en un vaso, un osteópata,
Vestido para los vínculos, describe un visita al viejo Intourist.
-Desde aquí es donde el viejo Gibbons saltó, Robinson.

Robinson caminando por el Parque, admirando al elefante.
Robinson comprando el Tribune, Robinson comprando el Times.
Robinson diciendo: "Hola. Sí. Soy Robinson. ¿El domingo
A las cinco? Me encantaría. Muy bien. ¿Y tú?"
Robinson solo en Longchamps, mirando a la pared.

Robinson asustado, borracho, Robinson sollozando en
La cama con una tal Mrs. Morse. Robinson en casa;
Decisiones: ¿Toynbee o luminol? Donde el sol
Brilla, Robinson en bañador de flores, los ojos hacia las olas que rompen
En la orilla. Donde termina la noche, Robinson en los bares del East Side.

Robinson con una chaqueta de cuadros escoceses, zapatos veteados,
Corbata negra, el cuello oxford de la camisa desabrochado,
El silencioso reloj enjoyado, que se da cuerda a sí mismo,
Maletín, gabán ligero, ropa primaveral, todo ello cubriendo
Su triste y corriente corazón, seco como una hoja en invierno.

("Aspects of Robinson" se halla incluido en The Collected Poems of Weldon Kees, 1960. Traducción de Ana Torres y Jorge Ordaz).

Comentarios

  1. Extraño, desasosegante... Tiene algo obsesivo, terrible. Me ha gustado mucho. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  2. Kees escribió tres o cuatro poemas centrados en el personaje de Robinson , con los que pretendía reflejar la ansiedad del americano medio urbano a principios de los cincuenta. A juzgar por el resultado creo que lo consiguió.

    ResponderEliminar
  3. Es fulgurante. Me gusta su estilo casi expresionista. He encontrado más poemas. Quizá intente traducir alguno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te guste. Ya me contarás si te animas a traducirlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).