Ir al contenido principal

Poetas coronados

Efigie del poeta José Santos Chocano con su corona de laurel

Hacia el final de su vida, en 1855, el anciano poeta Manuel José Quintana fue solemnemente coronado en el Senado por la reina Isabel II, de quien había sido preceptor. Dos años después de aquel honor excepcional, moriría Quintana sin un céntimo, siendo necesario vender los libros que tenía para pagar, entre otras deudas, la de doscientas cincuenta pesetas del traje con el cual asisitió al acto de su coronación.
En 1922, al otro lado del Atlántico, otro insigne poeta sería coronado. José Santos Chocano, el "sinsonte" peruano recibió, en el Palacio de Exposiciones de Lima, la corona de laureles de oro de manos de Clemente Palma, hijo del gran Ricardo Palma. En su discurso de agradecimiento, Chocano con voz altisonante pronunció estas palabras: "¡Bienaventurados los pueblos que aman a sus poetas, porque de ellos es el reino de la Inmortalidad!". Años más tarde, en Santiago, acabaría Chocano empeñando la corona por diez mil pesos chilenos, a fin de atender a las necesidades de su hogar.
Gloria y miseria: dos caras de la misma moneda.

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus dementes31/5/10 12:30

    Así es y ha sido, dicen. ¿ Qué libros tenía Quintana ? ¿ quién los compró ? ¿ sobrevive alguno ? ¿ quién se coronaba a escondidas con los laureles de Chocano y engolaba la voz para declamar discursos inéditos ante públicos imaginarios?
    Dr. descubro mi electroencefalografíado y rasurado cráneo.Cada día mejor.

    ResponderEliminar
  2. Interesante reflexión, amigo Lupo Ayllán y sus (no tan)dementes. En definitiva: Sic transit gloria mundi. Para todos, incluso para los que no disfrutan de la gloria en vida.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/6/10 22:14

    Ha citado de pasada a "Clemente Palma, el hijo del gran Ricardo Palma". Si agradables de leer son las Tradiciones Peruanas del padre, del hijo son muy sobresalientes los once relatos que contiene "Cuentos Malévolos" (1904) con prólogo de Miguel de Unamuno -que se confesaba poco amigo de leer novelas y cuentos. El libro contiene el relato Los Ojos de Lina, recogido mil veces en las antología modernistas al uso. Y no menos curiosa es la novela "XYZ" (1935), anticipo de la Invención de Morel de Bioy Casares, en la que el científico millonario Rolland Poe hace en su isla privada duplicados de actrices famosas de la época como la Garbo o Joan Crawford. A mi me pareció más entretenida que las sosas y presuntamente sesudas invenciones de Morel. Pero es una opinión... David M.V.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, David, por tu información sobre Clemente Palma. Voy a apuntarme este nombre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…