Ir al contenido principal

Poetas coronados

Efigie del poeta José Santos Chocano con su corona de laurel

Hacia el final de su vida, en 1855, el anciano poeta Manuel José Quintana fue solemnemente coronado en el Senado por la reina Isabel II, de quien había sido preceptor. Dos años después de aquel honor excepcional, moriría Quintana sin un céntimo, siendo necesario vender los libros que tenía para pagar, entre otras deudas, la de doscientas cincuenta pesetas del traje con el cual asisitió al acto de su coronación.
En 1922, al otro lado del Atlántico, otro insigne poeta sería coronado. José Santos Chocano, el "sinsonte" peruano recibió, en el Palacio de Exposiciones de Lima, la corona de laureles de oro de manos de Clemente Palma, hijo del gran Ricardo Palma. En su discurso de agradecimiento, Chocano con voz altisonante pronunció estas palabras: "¡Bienaventurados los pueblos que aman a sus poetas, porque de ellos es el reino de la Inmortalidad!". Años más tarde, en Santiago, acabaría Chocano empeñando la corona por diez mil pesos chilenos, a fin de atender a las necesidades de su hogar.
Gloria y miseria: dos caras de la misma moneda.

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus dementes31/5/10 12:30

    Así es y ha sido, dicen. ¿ Qué libros tenía Quintana ? ¿ quién los compró ? ¿ sobrevive alguno ? ¿ quién se coronaba a escondidas con los laureles de Chocano y engolaba la voz para declamar discursos inéditos ante públicos imaginarios?
    Dr. descubro mi electroencefalografíado y rasurado cráneo.Cada día mejor.

    ResponderEliminar
  2. Interesante reflexión, amigo Lupo Ayllán y sus (no tan)dementes. En definitiva: Sic transit gloria mundi. Para todos, incluso para los que no disfrutan de la gloria en vida.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/6/10 22:14

    Ha citado de pasada a "Clemente Palma, el hijo del gran Ricardo Palma". Si agradables de leer son las Tradiciones Peruanas del padre, del hijo son muy sobresalientes los once relatos que contiene "Cuentos Malévolos" (1904) con prólogo de Miguel de Unamuno -que se confesaba poco amigo de leer novelas y cuentos. El libro contiene el relato Los Ojos de Lina, recogido mil veces en las antología modernistas al uso. Y no menos curiosa es la novela "XYZ" (1935), anticipo de la Invención de Morel de Bioy Casares, en la que el científico millonario Rolland Poe hace en su isla privada duplicados de actrices famosas de la época como la Garbo o Joan Crawford. A mi me pareció más entretenida que las sosas y presuntamente sesudas invenciones de Morel. Pero es una opinión... David M.V.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, David, por tu información sobre Clemente Palma. Voy a apuntarme este nombre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.