Ir al contenido principal

Poetas coronados

Efigie del poeta José Santos Chocano con su corona de laurel

Hacia el final de su vida, en 1855, el anciano poeta Manuel José Quintana fue solemnemente coronado en el Senado por la reina Isabel II, de quien había sido preceptor. Dos años después de aquel honor excepcional, moriría Quintana sin un céntimo, siendo necesario vender los libros que tenía para pagar, entre otras deudas, la de doscientas cincuenta pesetas del traje con el cual asisitió al acto de su coronación.
En 1922, al otro lado del Atlántico, otro insigne poeta sería coronado. José Santos Chocano, el "sinsonte" peruano recibió, en el Palacio de Exposiciones de Lima, la corona de laureles de oro de manos de Clemente Palma, hijo del gran Ricardo Palma. En su discurso de agradecimiento, Chocano con voz altisonante pronunció estas palabras: "¡Bienaventurados los pueblos que aman a sus poetas, porque de ellos es el reino de la Inmortalidad!". Años más tarde, en Santiago, acabaría Chocano empeñando la corona por diez mil pesos chilenos, a fin de atender a las necesidades de su hogar.
Gloria y miseria: dos caras de la misma moneda.

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus dementes31/5/10 12:30

    Así es y ha sido, dicen. ¿ Qué libros tenía Quintana ? ¿ quién los compró ? ¿ sobrevive alguno ? ¿ quién se coronaba a escondidas con los laureles de Chocano y engolaba la voz para declamar discursos inéditos ante públicos imaginarios?
    Dr. descubro mi electroencefalografíado y rasurado cráneo.Cada día mejor.

    ResponderEliminar
  2. Interesante reflexión, amigo Lupo Ayllán y sus (no tan)dementes. En definitiva: Sic transit gloria mundi. Para todos, incluso para los que no disfrutan de la gloria en vida.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/6/10 22:14

    Ha citado de pasada a "Clemente Palma, el hijo del gran Ricardo Palma". Si agradables de leer son las Tradiciones Peruanas del padre, del hijo son muy sobresalientes los once relatos que contiene "Cuentos Malévolos" (1904) con prólogo de Miguel de Unamuno -que se confesaba poco amigo de leer novelas y cuentos. El libro contiene el relato Los Ojos de Lina, recogido mil veces en las antología modernistas al uso. Y no menos curiosa es la novela "XYZ" (1935), anticipo de la Invención de Morel de Bioy Casares, en la que el científico millonario Rolland Poe hace en su isla privada duplicados de actrices famosas de la época como la Garbo o Joan Crawford. A mi me pareció más entretenida que las sosas y presuntamente sesudas invenciones de Morel. Pero es una opinión... David M.V.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, David, por tu información sobre Clemente Palma. Voy a apuntarme este nombre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…