Ir al contenido principal

Litófagos

Cubierta de la edición en castellano de Viaje a Nueva Caledonia (1982)
(Imagen cedida por Josep Mª Sans Serafini)

Jules Garnier (1839-1904) fue un ingeniero de minas francés, miembro de la Sociedad Geográfica de París, que en 1863 fue enviado a Nueva Caledonia. Allí descubrió un nuevo mineral de níquel, más tarde bautizado con el nombre de garnierita. En 1871, y como consecuencia de su estadía en la isla, publicó Viaje a Nueva Caledonia. En este libro cuenta una curiosa costumbre de algunos nativos:
"Los viajeros del último siglo han dicho que a los neocaledonianos les gustaba alimentarse de tierra y comían mucha; Balade es el primer punto en que he visto confirmadas estas afirmaciones que no he vuelto a observar más que en las gentes de Tiari, pequeña tribu de aquella vecindad. La tierra aludida por los referidos viajeros es un silicato magnesiano de color verdoso, cuyas capas están asociadas a los micasquistos y esteasquistos que componen la montaña de Balade."
A la luz de la constitución geológica de aquel archipiélago deduzco que la mencionada tierra comestible podría ser serpentinita, una roca metamórfica formada a partir de rocas ultrabásicas, (p. ej. peridotita). Como su nombre indica, está compuesta predominantemente de "serpentina", nombre genérico de una serie de silicatos de magnesio y hierro de tonos vedes por lo general.
Esta tierra, según asegura Garnier, carece completamente de sabor y se convierte al masticarla en un polvo dulce y tierno nada desagradable.
He visto y tocado muchas serpentinitas en la serranía de Ronda, pero nunca se me ocurrió comérmelas. A lo mejor me perdí algo bueno.

Comentarios

  1. Bueno, recuerdo un personaje femenino de "Cien años de soledad", no recuerdo ahora cuál, que comía tierra. Pero no creo que fuera serpentinita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lupo Ayllán y Sus Dementes10/5/10 9:40

    Igual recuerdo mal pero me parece que las Meninas retratadas por Velázquez se están zampando una merendola de galletas de tierra cocida. Pero no me haga caso ...por cierto, mi ansiolítico tiene hoy forma de guijarro.Bromistas....

    ResponderEliminar
  3. Me temo que si empezamos a hurgar saldrían más litófagos de los que parece.
    Por otro lado, todo se recicla. se dice que polvo somos y en polvo mos convertiremos. En el fondo comer tierra es una forma de canibalismo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. A mí me impresionó lo que contaba Reinaldo Arenas en sus memorias, que comía tierra en los parques donde tenía sus encuentros sexuales.
    Por cierto, enhorabuena por su blog: tan diferente a los demás y tan interesante, siempre

    ResponderEliminar
  5. Gracias, César. No sabía lo de Arenas.

    ResponderEliminar
  6. Me ha recordado dos recortes, que antaño ví por casa y he localizado. En el Anfiteatro Anatómico Español de 1873, existen dos noticias curiosas al respecto. En el número de enero habla de la Geofagia. Copio: "En uno de los últimos números de Diario Americano de ciencias médicas, da el Dr.Galt curiosos detales de una enfermedad singular reinante en la América del Sud, y que se conoce con el nombre de geofagia: costumbre de comer tierra. Todo lo que se refiere a esta enfermedad parecería fabuloso si no estuviera atestiguado por pruebas irrecusables. Los niños empiezan a comer tierra a la edad de cuatro años y aun antes, y se mueren por lo regular al cabo de dos o tres. En otros casos pueden llegar a la pubertad. El Dr.Galt ha visto morirse, a consecuencia de una disentería, a un soldado que media hora antes de su muerte tenía todavía un pedazo de arcilla en la boca. Los sujetos que tienen a su servicio indios o mestizos les ponen caretas para impedirles sean arrastrados por su pasión, y las madres acallan a sus hijos poniéndoles en la boca un pedazo de tierra. Si la costumbre persiste, es su resultado inevitable la muerte en una época más o menos larga; en los niños parece ser la hidropesia el síntoma predominante de la enfermedad y la causa directa de la muerte". La otra noticia más breve, de Julio de 1875, trata exactamente del caso de las tierras comestibles de Lapland y Persia meridional, en términos similares a los que motivaron esta columna. Y da una composición de la tierra: "agua, alumina, óxido de hierro, alcalis y mucho ácido silícido". ¿De verdad eso puede ser comestible?. David M.V.

    ResponderEliminar
  7. No conocía estos curiosos ejemplos de geofagia, pero esto demuetra que la ingesta de tierra, al menos ocasionalmente, ha sido más común de lo que pensamos.
    En cuanto a si la tierra que menciona puede ser comestible, por la composición de la misma me da que más bien poco. O dicho de otra manera: hay que tener estómago para ello.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …