Ir al contenido principal

La cebra hispánica

Imagen de la cebra de Ludolphus
(En: Noah's Cargo, de George Jennison, 1928)

En la novela histórica O Bobo (1843), de Alexandre Herculano, hay una referencia al bufón Dom Bibas del rey Alfonso Henriques, que sale corriendo del castillo de Guimaraes "como las cebras cuando son cazadas en los bosques de los montes de Jerez."
Al parecer hubo un tiempo en que por la península Ibérica corrían las cebras salvajes a su antojo. El P. Martín Sarmiento escribió un folleto acerca de ello: Sobre el animal cebra que se criaba en España (1752). Según el erudito benedictino había manadas de cebras mucho antes de que viniesen los moros, incluso el nombre del pueblo abulense de Cebreros vendría de la abundancia de dichos cuadrúpedos por aquellos lares.
Es bonito imaginar a las simpáticas cebras retozando en las praderas del antiguo solar hispano, pero lo más probable es que esta imagen nunca se dio. Nada dijeron los romanos en sus crónicas de Hispania acerca de la presencia de estos exóticos animales; y si los romanos, con lo observadores que eran, no dijeron nada lo más fácil es pensar que no las hubo.

Comentarios

  1. Cuantos cambios en 250 cincuenta años de los de antes. Hoy en día todo sucede demasiado deprisa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Demasiado deprisa, y sin mucho sentido, añadiría yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Si que existieron ONCEBRAS o como se diga en la peninsula, y hay pruebas de pinturas que lo demuestran, antes incluso de conocer a las actuales cebras. Eran animales mas menudos que las cebras africanas eso si.

    ResponderEliminar
  4. Saltigense26/8/11, 13:37

    En las Relacionces Topográficas de Felipe II se dice que en el término municipal de Chinchilla de Montearagón existía un tipo de cebra que no se encontraba en ninguna otra parte de España, que corría mucho más que ningún caballo.

    Muy cerca del actual término de Chinchilla (y dentro del que tenía antiguamente), entre las localdades de Hoya Gonzalo e Higueruela, se encuentra la aldea de ONCEBREROS.

    ResponderEliminar
  5. Los encebros, cebros, cebras, que tantas huellas han dejado en la toponimia ibérica eran asnos salvajes, próximos al aún existente onagro. La cebras africanas recibieron este nombre cuando los portugueses las descubrieron comprobando su parecido con nuestras cebras (asnos). http://ferrerlerin.blogspot.com.es/2010/12/otro-hapax.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli