Ir al contenido principal

La cebra hispánica

Imagen de la cebra de Ludolphus
(En: Noah's Cargo, de George Jennison, 1928)

En la novela histórica O Bobo (1843), de Alexandre Herculano, hay una referencia al bufón Dom Bibas del rey Alfonso Henriques, que sale corriendo del castillo de Guimaraes "como las cebras cuando son cazadas en los bosques de los montes de Jerez."
Al parecer hubo un tiempo en que por la península Ibérica corrían las cebras salvajes a su antojo. El P. Martín Sarmiento escribió un folleto acerca de ello: Sobre el animal cebra que se criaba en España (1752). Según el erudito benedictino había manadas de cebras mucho antes de que viniesen los moros, incluso el nombre del pueblo abulense de Cebreros vendría de la abundancia de dichos cuadrúpedos por aquellos lares.
Es bonito imaginar a las simpáticas cebras retozando en las praderas del antiguo solar hispano, pero lo más probable es que esta imagen nunca se dio. Nada dijeron los romanos en sus crónicas de Hispania acerca de la presencia de estos exóticos animales; y si los romanos, con lo observadores que eran, no dijeron nada lo más fácil es pensar que no las hubo.

Comentarios

  1. Cuantos cambios en 250 cincuenta años de los de antes. Hoy en día todo sucede demasiado deprisa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Demasiado deprisa, y sin mucho sentido, añadiría yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Si que existieron ONCEBRAS o como se diga en la peninsula, y hay pruebas de pinturas que lo demuestran, antes incluso de conocer a las actuales cebras. Eran animales mas menudos que las cebras africanas eso si.

    ResponderEliminar
  4. Saltigense26/8/11 13:37

    En las Relacionces Topográficas de Felipe II se dice que en el término municipal de Chinchilla de Montearagón existía un tipo de cebra que no se encontraba en ninguna otra parte de España, que corría mucho más que ningún caballo.

    Muy cerca del actual término de Chinchilla (y dentro del que tenía antiguamente), entre las localdades de Hoya Gonzalo e Higueruela, se encuentra la aldea de ONCEBREROS.

    ResponderEliminar
  5. Los encebros, cebros, cebras, que tantas huellas han dejado en la toponimia ibérica eran asnos salvajes, próximos al aún existente onagro. La cebras africanas recibieron este nombre cuando los portugueses las descubrieron comprobando su parecido con nuestras cebras (asnos). http://ferrerlerin.blogspot.com.es/2010/12/otro-hapax.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).