Ir al contenido principal

La cebra hispánica

Imagen de la cebra de Ludolphus
(En: Noah's Cargo, de George Jennison, 1928)

En la novela histórica O Bobo (1843), de Alexandre Herculano, hay una referencia al bufón Dom Bibas del rey Alfonso Henriques, que sale corriendo del castillo de Guimaraes "como las cebras cuando son cazadas en los bosques de los montes de Jerez."
Al parecer hubo un tiempo en que por la península Ibérica corrían las cebras salvajes a su antojo. El P. Martín Sarmiento escribió un folleto acerca de ello: Sobre el animal cebra que se criaba en España (1752). Según el erudito benedictino había manadas de cebras mucho antes de que viniesen los moros, incluso el nombre del pueblo abulense de Cebreros vendría de la abundancia de dichos cuadrúpedos por aquellos lares.
Es bonito imaginar a las simpáticas cebras retozando en las praderas del antiguo solar hispano, pero lo más probable es que esta imagen nunca se dio. Nada dijeron los romanos en sus crónicas de Hispania acerca de la presencia de estos exóticos animales; y si los romanos, con lo observadores que eran, no dijeron nada lo más fácil es pensar que no las hubo.

Comentarios

  1. Cuantos cambios en 250 cincuenta años de los de antes. Hoy en día todo sucede demasiado deprisa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Demasiado deprisa, y sin mucho sentido, añadiría yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Si que existieron ONCEBRAS o como se diga en la peninsula, y hay pruebas de pinturas que lo demuestran, antes incluso de conocer a las actuales cebras. Eran animales mas menudos que las cebras africanas eso si.

    ResponderEliminar
  4. Saltigense26/8/11 13:37

    En las Relacionces Topográficas de Felipe II se dice que en el término municipal de Chinchilla de Montearagón existía un tipo de cebra que no se encontraba en ninguna otra parte de España, que corría mucho más que ningún caballo.

    Muy cerca del actual término de Chinchilla (y dentro del que tenía antiguamente), entre las localdades de Hoya Gonzalo e Higueruela, se encuentra la aldea de ONCEBREROS.

    ResponderEliminar
  5. Los encebros, cebros, cebras, que tantas huellas han dejado en la toponimia ibérica eran asnos salvajes, próximos al aún existente onagro. La cebras africanas recibieron este nombre cuando los portugueses las descubrieron comprobando su parecido con nuestras cebras (asnos). http://ferrerlerin.blogspot.com.es/2010/12/otro-hapax.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…