Ir al contenido principal

El excéntrico conde

El conde Potocki de Montalk, en Londres, hacia 1940.
(Foto sacada de Fear & Loathing in Fitzrovia, de Paul Willetts)

Este personaje de la foto de aspecto estrafalario, con sus sandalias, hábito monjil, larga cabellera y boina, es el escritor neozelandés conde Geoffrey Potocki de Montalk (1903-1997). Fue un tipo peculiar. A finales de los años veinte se instaló en Londres, donde malvivió la bohemia lampante. Se consideraba heredero al trono de Polonia, Gran Duque de Lituania, hospodar de Moldavia y Sumo Sacerdote del Sol. Siempre llevaba encima un fajo de la revista The Right Review, que él mismo se encargaba de imprimir manualmente y de vender por las calles del West End. En sus páginas tanto podía aparecer un poema de Lawrence Durrell como una invectiva antisemita o una enrevesada genealogía de su pretendida prosapia. Siempre anduvo a la última pregunta, y si alguien le invitaba a comer era muy probable que acabara siendo investido in situ con algún título nobiliario.
Por culpa de unos versos paródicos de Verlaine, que ni siquiera llegó a publicar, fue a juicio y condenado a seis meses de prisión por "libelo obsceno". En su defensa Potocki escribió un alegato contra la censura y un pormenorizado repaso al proceso titulado Whited Sepulchres (1936), que él mismo publicó -"bad printed, well written"- en su imprenta privada.
En 1943 , enterado por unos amigos polacos de la matanza de Katyn, escribió el Katyn Manifesto, en el que acusaba de la masacre, en la que murieron cerca de 20.000 polacos, a la Unión Soviética, entonces aliada del Reino Unido. No solo nadie quiso creerle sino que además fue arrestado y llevado a un "campamento agrícola" en Northumberland. Potocki tenía razón, pero en su momento fue tomado por un chiflado. Al menos vivió lo suficiente para ver la verdad restituida.

Comentarios

  1. ¿Y qué fue de él todo ese tiempo hasta los años 90 en que murió? Nos hemos quedado con la historia a medias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tengo entendido que después de la II Guerra Mundial se trasladó a vivir al sur de Francia, donde vivió discretamente, escribiendo poesía y editando la Rigth Review. Con el tiempo, como a tantos otros, se lo tragó el olvido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…