Ir al contenido principal

De vino y geología

Perfil de un suelo de albariza (Jerez de la Frontera)
(Geología y vinos de España, de A. Muñoz Moreno)


¿De qué depende que unos viñedos arraiguen en unos terrenos más que en otros? ¿En qué medida influye la composición del sustrato rocoso en el desarrollo de la uva? ¿En qué se diferencian los vinos de suelos graníticos de los de suelos margosos? Todas estas preguntas son contestadas en el libro Geología y vinos de España (2009), escrito por el geólogo aragonés Agustín Muñoz Moreno, y editado por el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos.
El libro se abre con capítulo dedicado a las características de la vid, así como a las fases de elaboración del vino. Le sigue un apartado sobre los tipos de suelos y sus propiedades, y se cierra con un detallado estudio en el que se relacionan los diferentes vinos españoles con los rasgos geológicos de todas y cada una de sus denominaciones de origen. A lo largo del libro queda clara la influencia de lo que se denomina el terroir o terruño, que junto al tipo de uva y las condiciones climáticas, influye en las peculiaridades del vino.
La extensa variedad de terrenos geológicos, junto con el elevado número de varietales cultivadas, proporciona una extraordinaria diversidad de vinos. Así, en el libro se explica, con claridad y fundamento científico, qué papel juegan, entre otros, las tierras albarizas formadas sobre las margas miocenas de la depresión del Guadalquivir; las pizarras (llicorellas) del Priorato y del Montsant; los suelos profundos, arenosos, de las terrazas del río Duero; las cenizas volcánicas de Lanzarote; los granitos de Galicia...
Si hay un libro que reclama ser leído con un copa de buen vino al lado, es este.

Comentarios

  1. Un brindis, Jorge. Ya elegiremos el vino y nos explicarás el proceso geológico que nos lleva a disfrutar el sabor...

    ResponderEliminar
  2. Amigo Rafael, propongo para el brindis un vino asturiano (los grandes desconocidos). Se trata de Viña Grandiella, un blanco de las bodegas Monasterio de Corias. Es un Vino de Calidad de Cangas, de montaña,sobre pizarras, hecho con albarín blanco, con pequeñas cantidades de moscatel de grano menudo y albillo. Un vino fresco, agradable y ligero (11,5º) que vale la pena conocer. Una pega: la producción es muy pequeña y es difícil de encontrar fuera de Asturias.
    En cualquier caso: ¡A vuestra salud!

    ResponderEliminar
  3. ¡A vuestra salud! Quizás este verano podamos hacer ese brindis... Si no hay inconveniente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…