Ir al contenido principal

De vino y geología

Perfil de un suelo de albariza (Jerez de la Frontera)
(Geología y vinos de España, de A. Muñoz Moreno)


¿De qué depende que unos viñedos arraiguen en unos terrenos más que en otros? ¿En qué medida influye la composición del sustrato rocoso en el desarrollo de la uva? ¿En qué se diferencian los vinos de suelos graníticos de los de suelos margosos? Todas estas preguntas son contestadas en el libro Geología y vinos de España (2009), escrito por el geólogo aragonés Agustín Muñoz Moreno, y editado por el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos.
El libro se abre con capítulo dedicado a las características de la vid, así como a las fases de elaboración del vino. Le sigue un apartado sobre los tipos de suelos y sus propiedades, y se cierra con un detallado estudio en el que se relacionan los diferentes vinos españoles con los rasgos geológicos de todas y cada una de sus denominaciones de origen. A lo largo del libro queda clara la influencia de lo que se denomina el terroir o terruño, que junto al tipo de uva y las condiciones climáticas, influye en las peculiaridades del vino.
La extensa variedad de terrenos geológicos, junto con el elevado número de varietales cultivadas, proporciona una extraordinaria diversidad de vinos. Así, en el libro se explica, con claridad y fundamento científico, qué papel juegan, entre otros, las tierras albarizas formadas sobre las margas miocenas de la depresión del Guadalquivir; las pizarras (llicorellas) del Priorato y del Montsant; los suelos profundos, arenosos, de las terrazas del río Duero; las cenizas volcánicas de Lanzarote; los granitos de Galicia...
Si hay un libro que reclama ser leído con un copa de buen vino al lado, es este.

Comentarios

  1. Un brindis, Jorge. Ya elegiremos el vino y nos explicarás el proceso geológico que nos lleva a disfrutar el sabor...

    ResponderEliminar
  2. Amigo Rafael, propongo para el brindis un vino asturiano (los grandes desconocidos). Se trata de Viña Grandiella, un blanco de las bodegas Monasterio de Corias. Es un Vino de Calidad de Cangas, de montaña,sobre pizarras, hecho con albarín blanco, con pequeñas cantidades de moscatel de grano menudo y albillo. Un vino fresco, agradable y ligero (11,5º) que vale la pena conocer. Una pega: la producción es muy pequeña y es difícil de encontrar fuera de Asturias.
    En cualquier caso: ¡A vuestra salud!

    ResponderEliminar
  3. ¡A vuestra salud! Quizás este verano podamos hacer ese brindis... Si no hay inconveniente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.