Ir al contenido principal

De vino y geología

Perfil de un suelo de albariza (Jerez de la Frontera)
(Geología y vinos de España, de A. Muñoz Moreno)


¿De qué depende que unos viñedos arraiguen en unos terrenos más que en otros? ¿En qué medida influye la composición del sustrato rocoso en el desarrollo de la uva? ¿En qué se diferencian los vinos de suelos graníticos de los de suelos margosos? Todas estas preguntas son contestadas en el libro Geología y vinos de España (2009), escrito por el geólogo aragonés Agustín Muñoz Moreno, y editado por el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos.
El libro se abre con capítulo dedicado a las características de la vid, así como a las fases de elaboración del vino. Le sigue un apartado sobre los tipos de suelos y sus propiedades, y se cierra con un detallado estudio en el que se relacionan los diferentes vinos españoles con los rasgos geológicos de todas y cada una de sus denominaciones de origen. A lo largo del libro queda clara la influencia de lo que se denomina el terroir o terruño, que junto al tipo de uva y las condiciones climáticas, influye en las peculiaridades del vino.
La extensa variedad de terrenos geológicos, junto con el elevado número de varietales cultivadas, proporciona una extraordinaria diversidad de vinos. Así, en el libro se explica, con claridad y fundamento científico, qué papel juegan, entre otros, las tierras albarizas formadas sobre las margas miocenas de la depresión del Guadalquivir; las pizarras (llicorellas) del Priorato y del Montsant; los suelos profundos, arenosos, de las terrazas del río Duero; las cenizas volcánicas de Lanzarote; los granitos de Galicia...
Si hay un libro que reclama ser leído con un copa de buen vino al lado, es este.

Comentarios

  1. Un brindis, Jorge. Ya elegiremos el vino y nos explicarás el proceso geológico que nos lleva a disfrutar el sabor...

    ResponderEliminar
  2. Amigo Rafael, propongo para el brindis un vino asturiano (los grandes desconocidos). Se trata de Viña Grandiella, un blanco de las bodegas Monasterio de Corias. Es un Vino de Calidad de Cangas, de montaña,sobre pizarras, hecho con albarín blanco, con pequeñas cantidades de moscatel de grano menudo y albillo. Un vino fresco, agradable y ligero (11,5º) que vale la pena conocer. Una pega: la producción es muy pequeña y es difícil de encontrar fuera de Asturias.
    En cualquier caso: ¡A vuestra salud!

    ResponderEliminar
  3. ¡A vuestra salud! Quizás este verano podamos hacer ese brindis... Si no hay inconveniente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…