Ir al contenido principal

Wyndham Lewis

Autorretrato de Wyndham Lewis como un Tyro (1920-21)

De las exposiciones actualmente abiertas en Madrid sin duda una de las más interesantes es la de Wyndham Lewis (1882-1957), en la Fundación Juan March. La muestra presenta la vida y la obra de este artista inglés, a través de 150 pinturas y más de 60 libros. Es la primera vez que se le dedica una exposición monográfica en España y bien merece una visita.
Tras la Primera Guerra Mundial Wyndham Lewis fue el líder del "vorticismo" y editor de la revista de dicho movimiento, Blast. Nadie como él representó mejor la vanguardia en el Reino Unido en el período de entreguerras. De entre sus muchos dibujos y pinturas destacan los magníficos retratos, como los de T.S. Eliot, Edith Sitwell o Ezra Pound. Como escritor, Wyndham Lewis publicó manifiestos, ensayos, libros sobre arte y crítica literaria, obras de teatro, novelas y poesía, que nos revelan una personalidad multifacética, inconformista y compleja.
En "Essay on the Objective of Plastic Art in our Time", publicado en The Tyro, en1922, dice: "El acto de creación, del que un libro o una pintura son formas, es siempre un acto de la voluntad, como el de envenenar a tu rival en los negocios o intentar seducir a alguien; la entera existencia y el ejercicio de esa voluntad implican mucha imperfección humana, que será incorporada al libro o a la pintura, dándoles la nervosidad de sus contornos, los olores intensos, la apariencia pálida o encendida que nos lo hacen atractivo".
El propio Lewis se definió en cierta ocasión como "un esqueleto encerrado en un armario". Esta es una buena oportunidad de verlo fuera de él.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…