Ir al contenido principal

Olla podrida

Portada de la primera edición de
Olla podrida, de Frederick Marryat

De pequeño recuerdo haber leído, en una edición de la editorial Molino de los años treinta, Pedro Simple, del capitán Frederick Marryat (1792-1848). Marryat entró en la Royal Navy en 1806 como guardiamarina en la fragata HMS Imperieuse, comandada por Lord Cochrane. A bordo de este navío recorrió Marryat en 1808 la costa catalana, entonces bajo la ocupación napoleónica, capturando barcos franceses y haciendo algunas incursiones en tierra, como la toma del castillo de Montgat. Desde entonces cada vez que paso por esta localidad del Maresme me acuerdo de Marryat.
Las novelas de la vida marítima de Marryat fueron muy populares en su momento, y algunas de ellas, como la antes citada, han traspasado la barrera del tiempo y se han convertido en clásicos de la literatura juvenil. Pero Marryat escribió otras obras, entre ellas una muy poco conocida que lleva el castizo título de Olla podrida (1840), publicada por la editorial londinense de David Bryce, en Paternoster Row.
Se trata de un libro misceláneo que reúne ensayos de corte diverso, en los que predomina el tono humorístico y satírico. En uno de ellos, titulado "Cómo escribir un libro de viajes", proporciona una serie de consejos para hacerlo sin necesidad de viajar. Curiosamente, no se aplicó el cuento pues la mayor parte de la "olla podrida" lo ocupa "Diary on the Continent", en el que cuenta sus viajes realizados por Bélgica, Francia y Suiza entre 1835 y 1837.

Comentarios

  1. !El capitán Marryat ! gran amigo de Dickens , no recuerdo bien ahora pero creo que fue un visionario. Un perro telépata fue el protagonista de una de sus novelas.

    ResponderEliminar
  2. No sé si fue un visionario o no, pero Marryat es uno de estos autores que se han quedado con la etiqueta de autores "juveniles", cuando en realidad son bastante más que esto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…