Ir al contenido principal

Olla podrida

Portada de la primera edición de
Olla podrida, de Frederick Marryat

De pequeño recuerdo haber leído, en una edición de la editorial Molino de los años treinta, Pedro Simple, del capitán Frederick Marryat (1792-1848). Marryat entró en la Royal Navy en 1806 como guardiamarina en la fragata HMS Imperieuse, comandada por Lord Cochrane. A bordo de este navío recorrió Marryat en 1808 la costa catalana, entonces bajo la ocupación napoleónica, capturando barcos franceses y haciendo algunas incursiones en tierra, como la toma del castillo de Montgat. Desde entonces cada vez que paso por esta localidad del Maresme me acuerdo de Marryat.
Las novelas de la vida marítima de Marryat fueron muy populares en su momento, y algunas de ellas, como la antes citada, han traspasado la barrera del tiempo y se han convertido en clásicos de la literatura juvenil. Pero Marryat escribió otras obras, entre ellas una muy poco conocida que lleva el castizo título de Olla podrida (1840), publicada por la editorial londinense de David Bryce, en Paternoster Row.
Se trata de un libro misceláneo que reúne ensayos de corte diverso, en los que predomina el tono humorístico y satírico. En uno de ellos, titulado "Cómo escribir un libro de viajes", proporciona una serie de consejos para hacerlo sin necesidad de viajar. Curiosamente, no se aplicó el cuento pues la mayor parte de la "olla podrida" lo ocupa "Diary on the Continent", en el que cuenta sus viajes realizados por Bélgica, Francia y Suiza entre 1835 y 1837.

Comentarios

  1. !El capitán Marryat ! gran amigo de Dickens , no recuerdo bien ahora pero creo que fue un visionario. Un perro telépata fue el protagonista de una de sus novelas.

    ResponderEliminar
  2. No sé si fue un visionario o no, pero Marryat es uno de estos autores que se han quedado con la etiqueta de autores "juveniles", cuando en realidad son bastante más que esto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…