Ir al contenido principal

Olla podrida

Portada de la primera edición de
Olla podrida, de Frederick Marryat

De pequeño recuerdo haber leído, en una edición de la editorial Molino de los años treinta, Pedro Simple, del capitán Frederick Marryat (1792-1848). Marryat entró en la Royal Navy en 1806 como guardiamarina en la fragata HMS Imperieuse, comandada por Lord Cochrane. A bordo de este navío recorrió Marryat en 1808 la costa catalana, entonces bajo la ocupación napoleónica, capturando barcos franceses y haciendo algunas incursiones en tierra, como la toma del castillo de Montgat. Desde entonces cada vez que paso por esta localidad del Maresme me acuerdo de Marryat.
Las novelas de la vida marítima de Marryat fueron muy populares en su momento, y algunas de ellas, como la antes citada, han traspasado la barrera del tiempo y se han convertido en clásicos de la literatura juvenil. Pero Marryat escribió otras obras, entre ellas una muy poco conocida que lleva el castizo título de Olla podrida (1840), publicada por la editorial londinense de David Bryce, en Paternoster Row.
Se trata de un libro misceláneo que reúne ensayos de corte diverso, en los que predomina el tono humorístico y satírico. En uno de ellos, titulado "Cómo escribir un libro de viajes", proporciona una serie de consejos para hacerlo sin necesidad de viajar. Curiosamente, no se aplicó el cuento pues la mayor parte de la "olla podrida" lo ocupa "Diary on the Continent", en el que cuenta sus viajes realizados por Bélgica, Francia y Suiza entre 1835 y 1837.

Comentarios

  1. !El capitán Marryat ! gran amigo de Dickens , no recuerdo bien ahora pero creo que fue un visionario. Un perro telépata fue el protagonista de una de sus novelas.

    ResponderEliminar
  2. No sé si fue un visionario o no, pero Marryat es uno de estos autores que se han quedado con la etiqueta de autores "juveniles", cuando en realidad son bastante más que esto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.