Ir al contenido principal

Olla podrida

Portada de la primera edición de
Olla podrida, de Frederick Marryat

De pequeño recuerdo haber leído, en una edición de la editorial Molino de los años treinta, Pedro Simple, del capitán Frederick Marryat (1792-1848). Marryat entró en la Royal Navy en 1806 como guardiamarina en la fragata HMS Imperieuse, comandada por Lord Cochrane. A bordo de este navío recorrió Marryat en 1808 la costa catalana, entonces bajo la ocupación napoleónica, capturando barcos franceses y haciendo algunas incursiones en tierra, como la toma del castillo de Montgat. Desde entonces cada vez que paso por esta localidad del Maresme me acuerdo de Marryat.
Las novelas de la vida marítima de Marryat fueron muy populares en su momento, y algunas de ellas, como la antes citada, han traspasado la barrera del tiempo y se han convertido en clásicos de la literatura juvenil. Pero Marryat escribió otras obras, entre ellas una muy poco conocida que lleva el castizo título de Olla podrida (1840), publicada por la editorial londinense de David Bryce, en Paternoster Row.
Se trata de un libro misceláneo que reúne ensayos de corte diverso, en los que predomina el tono humorístico y satírico. En uno de ellos, titulado "Cómo escribir un libro de viajes", proporciona una serie de consejos para hacerlo sin necesidad de viajar. Curiosamente, no se aplicó el cuento pues la mayor parte de la "olla podrida" lo ocupa "Diary on the Continent", en el que cuenta sus viajes realizados por Bélgica, Francia y Suiza entre 1835 y 1837.

Comentarios

  1. !El capitán Marryat ! gran amigo de Dickens , no recuerdo bien ahora pero creo que fue un visionario. Un perro telépata fue el protagonista de una de sus novelas.

    ResponderEliminar
  2. No sé si fue un visionario o no, pero Marryat es uno de estos autores que se han quedado con la etiqueta de autores "juveniles", cuando en realidad son bastante más que esto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).