Ir al contenido principal

¿Fantasma?


"Cómo te hubiera gustado el cabo Norte, y los fiordos al sol de medianoche; cruzar los arrecifes de Barbados, donde el agua azul se vuelve verde; las Falkland, donde la galerna del sur hace que el mar se ponga blanco de espuma... ¡Cuántas cosas nos perdimos, Lucy! ¡Cuántas cosas nos perdimos...! Adiós, mi amor."

(El "fantasma" Rex Harrison a Gene Tierney en El fantasma y la señora Muir (1947), de Joseph L. Mankiewicz. Guión de Philip Dunne)

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué película tan maravillosa! Una de mis preferidas, sin duda. Gracias por recordármela.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, creo que somos unos cuantos los que tenemos a esta película entre nuestras preferidas. Tiene misterio y poesía.

    ResponderEliminar
  4. Para mí también es una de las películas favoritas. Y la escena en la que el capitán Gregg, medio asomado al balcón para marcharse, dice esas palabras a una Lucy Muir dormida es de las que mejor recuerdo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Y no nos olvidemos de la fantástica música de Bernard Herrmann!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).