Ir al contenido principal

Causses

Una vista del Causse Méjean

Según el Glossary 0f Geology (4ª ed., 1997) causse es " una meseta de caliza en la parte sureste de Francia caracterizada por profundos valles, cuevas y simas". Es un término occitano derivado de la palabra chaux, que significa "cal". Este es el singular escenario donde transcurren algunas de las elaboradas viñetas de Mitologías de invierno (1997), del escritor francés Pierre Michon.
En la sección de dicho libro "Nueve pasajes del Causse" Michon hace desfilar, con su prosa de orfebrería, a una serie de personajes históricos de distintas épocas por las anfranctuosidades de este carcomida topografía calcárea, testigo inmemorial de las maquinaciones de los humanos. Uno de estos personajes es Éduard-Alfred Martel (1859-1938), al que Michon ubica al inicio del relato en la terraza del Hôtel des Voyageurs, en Rozier, sobre los ríos Tarn y Jonte, en la confluencia de los tres causses mayores: el Sauveterre, el Méjan y el Noir.
Se puede decir que allí nace la espeleología moderna. Martel abre al mundo exterior un mundo subterráneo que hasta entonces había permanecido oculto a los ojos de los hombres. En 1894 publica una obra reveladora: Los abismos, y dos años después, invitado por el Centre Excursionista de Catalunya, dicta en Barcelona una conferencia. Entre los asistentes, un joven cura y geólogo, Norbert Font y Sagué (1873-1910), queda fascinado por sus descubrimientos y explicaciones. Se hace su amigo y discípulo, y acompaña a Martel a los avencs de Montserrat y la Fou de Bor (Cerdaña). Pero eso ya no lo cuenta Michon.

Comentarios

  1. Tendremos que tratar de hacernos con Los abismos, para tratar de continuar el hilo prodigioso que va de Pierre Michon a Martel y, de ambos, con tu siempre interesante lectura, a... ¿quién sabe adónde podremos llegar?

    ResponderEliminar
  2. Amigo Rafael, te agradezco que me pusieras sobre la pista de Pierre Michon y sus Mitologías de invierno. Tienes razón: a saber dónde se llega tirando del hilo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…