Ir al contenido principal

Causses

Una vista del Causse Méjean

Según el Glossary 0f Geology (4ª ed., 1997) causse es " una meseta de caliza en la parte sureste de Francia caracterizada por profundos valles, cuevas y simas". Es un término occitano derivado de la palabra chaux, que significa "cal". Este es el singular escenario donde transcurren algunas de las elaboradas viñetas de Mitologías de invierno (1997), del escritor francés Pierre Michon.
En la sección de dicho libro "Nueve pasajes del Causse" Michon hace desfilar, con su prosa de orfebrería, a una serie de personajes históricos de distintas épocas por las anfranctuosidades de este carcomida topografía calcárea, testigo inmemorial de las maquinaciones de los humanos. Uno de estos personajes es Éduard-Alfred Martel (1859-1938), al que Michon ubica al inicio del relato en la terraza del Hôtel des Voyageurs, en Rozier, sobre los ríos Tarn y Jonte, en la confluencia de los tres causses mayores: el Sauveterre, el Méjan y el Noir.
Se puede decir que allí nace la espeleología moderna. Martel abre al mundo exterior un mundo subterráneo que hasta entonces había permanecido oculto a los ojos de los hombres. En 1894 publica una obra reveladora: Los abismos, y dos años después, invitado por el Centre Excursionista de Catalunya, dicta en Barcelona una conferencia. Entre los asistentes, un joven cura y geólogo, Norbert Font y Sagué (1873-1910), queda fascinado por sus descubrimientos y explicaciones. Se hace su amigo y discípulo, y acompaña a Martel a los avencs de Montserrat y la Fou de Bor (Cerdaña). Pero eso ya no lo cuenta Michon.

Comentarios

  1. Tendremos que tratar de hacernos con Los abismos, para tratar de continuar el hilo prodigioso que va de Pierre Michon a Martel y, de ambos, con tu siempre interesante lectura, a... ¿quién sabe adónde podremos llegar?

    ResponderEliminar
  2. Amigo Rafael, te agradezco que me pusieras sobre la pista de Pierre Michon y sus Mitologías de invierno. Tienes razón: a saber dónde se llega tirando del hilo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…