Ir al contenido principal

Causses

Una vista del Causse Méjean

Según el Glossary 0f Geology (4ª ed., 1997) causse es " una meseta de caliza en la parte sureste de Francia caracterizada por profundos valles, cuevas y simas". Es un término occitano derivado de la palabra chaux, que significa "cal". Este es el singular escenario donde transcurren algunas de las elaboradas viñetas de Mitologías de invierno (1997), del escritor francés Pierre Michon.
En la sección de dicho libro "Nueve pasajes del Causse" Michon hace desfilar, con su prosa de orfebrería, a una serie de personajes históricos de distintas épocas por las anfranctuosidades de este carcomida topografía calcárea, testigo inmemorial de las maquinaciones de los humanos. Uno de estos personajes es Éduard-Alfred Martel (1859-1938), al que Michon ubica al inicio del relato en la terraza del Hôtel des Voyageurs, en Rozier, sobre los ríos Tarn y Jonte, en la confluencia de los tres causses mayores: el Sauveterre, el Méjan y el Noir.
Se puede decir que allí nace la espeleología moderna. Martel abre al mundo exterior un mundo subterráneo que hasta entonces había permanecido oculto a los ojos de los hombres. En 1894 publica una obra reveladora: Los abismos, y dos años después, invitado por el Centre Excursionista de Catalunya, dicta en Barcelona una conferencia. Entre los asistentes, un joven cura y geólogo, Norbert Font y Sagué (1873-1910), queda fascinado por sus descubrimientos y explicaciones. Se hace su amigo y discípulo, y acompaña a Martel a los avencs de Montserrat y la Fou de Bor (Cerdaña). Pero eso ya no lo cuenta Michon.

Comentarios

  1. Tendremos que tratar de hacernos con Los abismos, para tratar de continuar el hilo prodigioso que va de Pierre Michon a Martel y, de ambos, con tu siempre interesante lectura, a... ¿quién sabe adónde podremos llegar?

    ResponderEliminar
  2. Amigo Rafael, te agradezco que me pusieras sobre la pista de Pierre Michon y sus Mitologías de invierno. Tienes razón: a saber dónde se llega tirando del hilo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).