Ir al contenido principal

Auchincloss

Louis Aunchincloss (1917-2010)

He esperado a ver si los periódicos comentaban algo con motivo de la muerte del escritor norteamericano Louis Auchincloss, pero tengo la impresión de que ya es demasiado tarde. Su deceso ha pasado prácticamente inadvertido. En realidad tuvo mala suerte, pues Auchincloss murió justo el día anterior a que lo hiciera su compatriota y colega J. D. Salinger, y fue éste quien, como se vio, acaparó toda la atención por parte de los medios de comunicación.
Les separaba solo un año en la edad, pero representaban dos mundos diferentes. Uno fue la voz de una nueva generación a través de joven Holden Caulfield; el otro fue un fiel representante de la élite neoyorquina. Uno escribió una sola novela en su breve y fulgurante trayectoria literaria; el otro publicó unas cuarenta novelas a lo largo de una extensa y sostenida carrera.
En nuestro país Louis Auchincloss no ha tenido mucha fortuna editorial. La primera novela suya que se tradujo, en los años setenta, fue El rector de Justin, una estimable novela ambientada en una escuela episcopaliana para chicos en Nueva Inglaterra. Más tarde, en 1986, Anagrama publicó Diario de un yuppie, pero desde entonces no ha vuelto a publicar ninguna obra más de Auchincloss (no debió de ser un éxito de ventas). Un par de años después salió al mercado La pequeña isla, con más pena que gloria. Que yo sepa, la única novela disponible de Auchincloss en estos momentos es La educación de Oscar Fairfax (Libros del Asteroide, 2008). No se puede decir que sea una cosecha abundante.
Auchincloss ha descrito como ningún otro escritor la "aristocracia" de Nueva York, porque formaba parte de ellos. Como abogado de renombre conocía muy bien los entresijos del distrito financiero y sus gentes. En su libro de ensayos Life, Law and Letters (1979) escribió: "No soy ni un satírico ni un cheerleader. Soy un estricto observador". En su caso, más bien un notario.

Comentarios

  1. Ejem. Estimado Jorge Ordaz. ¿No nota cierto parecido entre los rasgos de Aunchincloss y los suyos? Con un sombrero y unas gafas..., idéntico a la foto de su perfil.

    ResponderEliminar
  2. Pues, la verdad, no se me había ocurrido.

    ResponderEliminar
  3. Jordi, sólo os pareceis en la parte de la nariz para abajo. Pero sin ninguna duda, tú eres muchísimo más interesante. Seguro que más de uno se ha parado a comparar ambos perfiles después de leer el primer comentario jejeje saludos blogueros

    ResponderEliminar
  4. Airin, gracias por tu piropo, aunque ya sabes que juegas con ventaja...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.