Ir al contenido principal

Un poema de Wolfe

La Galería (1928), de Feliu Elias
(MNAC, Barcelona)

LA ESTASIS

Mirar por la ventana.
Fumar un cigarrillo.
Leer algún que otro poema.
Reflexionar sobre el sentido
-inexistente-
de las cosas.
Y de vez en cuando
constatarlo todo en un papel
que el viento haga rodar
una vez más
por las calles vacías
del pasado.

(Este poema se halla incluido en el libro de Roger Wolfe Afuera canta un mirlo, Huacanamo, Barcelona, 2009)

Comentarios

  1. Gran poeta, gran escritor en general. Hace poco tuve ocasión de oirle leer (y volver a charlar con él tras más de quince años sin vernos).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra coincidir con tu apreciación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Altísima poesía, congoja de Yeats y Elliot! O dicho en román paladín, una bagatela cursi.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2/6/12 16:27

    ¿Por qué no pones nunca a ningún poeta español? Wolfe tiene nacionalidad española, aunque sea un poeta muy limitado, pero echo de menos por aquí algún Manolo o algún Javier. ¿Es qué en los nombres españoles no reconoces la poesía?
    Lector anónimo y apátrida reivindica poetas de lengua castellana en este blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).