Ir al contenido principal

Terremotos: Chile

Grabado de la ciudad de Concepción (Chile) tras el terremoto de 1835
(Encyclopedia Britannica)

El 13 de mayo de 1647 un potente terremoto se dejó sentir en Santiago de Chile. Hubo miles de víctimas y la destrucción fue casi completa. Solo una iglesia se mantuvo en pie. El obispo, fray Gaspar de Villarroel, les dijo a los supervivientes que no debían ver en aquella catástrofe un signo de la ira de Dios, sino una prueba que el Altísimo enviaba a los creyentes para fortalecerles en su fe.
Desde entonces ha habido en Chile muchas más pruebas de este tipo.
En 1807 el escritor romántico alemán Heinrich von Kleist (1777-1811) dio a la luz un cuento titulado "El terremoto de Chile" que empieza un día de 1647 en que el protagonista, un español llamado Jerónimo Rugera, atado a una pilastra en la prisión de Santiago, listo para ser ejecutado. Justo entonces todo a su alrededor comienza a temblar y él se ve de repente liberado.
El 20 de febrero de 1835 el joven Charles Darwin, que viaja en la expedición del Beagle, se halla en tierra, en la ciudad chilena de Valdivia, tendido en el bosque descansando, cuando se produce otra gran sacudida. Se calcula que el sismo de Concepción fue aproximadamente de la misma magnitud que el de 1647 (8. 5 en la escala de Richter). Darwin dejó constancia de sus impresiones sobre el "horroroso cataclismo" en su Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo (1836); y Harry Thompson lo recrea en la novela sobre dicha expedición titulada Hacia los confines del mundo (2005). Valdivia quedaría otra vez destruida el 22 de mayo de 1960 en el más grande terremoto de los tiempos recientes. Hace unos días volvió la tierra a estremecerse...
El escritor chileno Benjamín Subercaseaux, en su Chile o una loca geografía (1940), describe los frecuentes terremotos que padece el país: "Ondas sucesivas y visibles recorren el piso y los muros que pujan, se entrechocan y agrietan en cada empellón. Aquello parece amainar unos instantes, para volver con mayor ímpetu después... Al grito de angustia sigue la fuga enloquecida en la obscuridad y el polvo que los atraganta. La escala que cede y el ruido sordo de la cornisa que se desploma frente a ellos, son como una advertencia de que no irán mucho más allá. El movimiento sigue y los persigue sin piedad No hay cómo huir de él, ya que en todas partes está la misma ira invisible que lo sacude todo: en la calle, en la plaza, donde sea que huimos de la angustia, caemos en la angustia."

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…