Ir al contenido principal

Nuestro hombre en Egipto

Caricatura de José de Castro y Serrano (1829-1896)
de Ángel Pons en Blanco y Negro

Con motivo de la inauguración del canal de Suez, fueron saliendo en La Época una serie de crónicas realizadas por un anónimo enviado especial a Egipto. A lo largo de varias jornadas de noviembre de 1869 los lectores del periódico madrileño pudieron deleitarse con coloristas y vívidas descripciones de los actos preparativos de la apertura del canal, así como con reflexiones acerca del país y de la colosal obra proyectada por Lesseps. Así, el cronista visita a Ismail-Pachá en Port-Said, frecuenta los bazares, las mezquitas y los aduares de los fellahs a orillas del Nilo, asiste al Te Deum en acción de gracias por el feliz finalización de las obras, discurre sobre el trazado del canal, contempla una revista de tropas en El Cairo, es convidado a un baile egipcio, come con un ministro del Khedive, diserta sobre los resultados de la roturación del Istmo y, después de presenciar una boda arábiga, asciende a la gran Pirámide para terminar en digno puesto su obra.
Hasta aquí, todo perfecto. Salvo por un pequeño detalle. En realidad nunca hubo tal enviado especial a Egipto para cubrir el grandioso evento. Todo fue urdido, con la aquiescencia del diario, por un avispado periodista, el granadino José de Castro y Serrano, quien sin salir de su domicilio, sito en la madrileña calle de la Libertad, se inventó todos los pormenores con ayuda de la información recibida de un amigo residente en aquellas tierras, despachos de agencia, unos cuantos libros de historia y, sobre todo, de su portentosa imaginación. La ingeniosa patraña solo fue desvelada al público cuando aparecieron reunidos dichos artículos en forma de libro. El volumen se titula La novela del Egipto (1870), y es uno de los libros de viaje ficticios más realistas que se hayan escrito.
Castro y Serrano, el viajero sedente, se convirtió en uno de los publicistas más prestigiosos y reconocidos de la segunda mitad del XIX. Experto en saberes musicales, gastronómicos y filatélicos, hizo gala de una prosa jugosa y castiza, y de un inigualable gracejo.

Comentarios

  1. Anónimo7/3/10 12:50

    Hmmm. Recuerdo que hace ya alrededor de unos ¡24 años! leía yo embelesado por primera vez las crónicas literarias de un tal Jorge Ordaz en La Nueva España. Recuerdo perfectamente que entonces escribió usted un artículo sobre José Castro y Serrano, que fue uno de los principios de mi afición por los libros de viejo. Ver de nuevo este nombre me ha sobresaltado. Soy un lector y admirador su breve obra (tengo 40 añitos), además bibliófilo aficionado, con ganas de que algún día estampe usted su firma en los ejemplares suyos que atesoro. Castro y Serreno escribió además cuentos fantásticos que nunca se han recogido en las antologías del género, y una especie de aforismos muy curiosos, porque algunos pueden leerse como un anticipo lejano de la greguería. Es un escritor que se debe rescatar del olvido. Reciba un saludo de un lector fiel. David.M.V.

    ResponderEliminar
  2. Ni me acordaba que había escrito antes sobre Castro y Serrano, pero siempre es bueno volver a hablar de él. Ciertamente, hay obras suyas que merecerían ser rescatadas del olvido. Pienso, por ejemplo, en "Cartas trascendentales" o en "Historias vulgares".
    Gracias, David, por tu perseverancia en leerme a lo largo de todos estos años, que ya van siendo muchos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9/3/10 20:16

    He cometido un desliz y le pido disculpas. Al leer ahora su apunte de "Cartas Trascendentales" me he dado cuenta que al hablar de las escenas fantásticas estaba pensando en José Selgas. De todos modos, bienvenida sea su merecida reseña recuperando a José Castro y Serrano. D.

    ResponderEliminar
  4. Después de buscar el recorte de su crónica inutilmente, he llegado a la conclusión que retuve el nombre de José Castro y Serrano y La Novela de Egipto, en la intervención que hizo usted en la biblioteca de La Felguera durante aquellas fugaces y reconfortantes intervenciones de Literastur a principios de los ochenta. Y renuevo mis felicitaciones por sus crónicas. David.

    ResponderEliminar
  5. Soy un Doctorando Egipcio. Me llamo Mohamed M. AbdelKader; precisamente, estoy realizando una Tesis Doctoral sobre José de Castro y Serrano que se titula: La Imagen de Egipto en la Novela del Egipto de José de Castro y Serrano. Aquella magnífica novela se escribió con motivo de la inauguración del canal de suez el 17 de noviembre de 1869 (fue publicada primero en el períodico de La Época en varias jornadas) pero luego se publicó en un libro en 1870. Así que estoy intentando rescatar del olvido a este sigular escritor español del siglo XIX.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.